El gobernador y los narcos

Mi amigo

El gobernador y los narcos. Los barones de las drogas graban conversaciones y vídeo, toman fotografías con quienes se reúnen o son sus cómplices.

Es una especie de seguro, un recibo que puede ser utilizado si se incumple con lo pactado.

Hay casos célebres. Servando Martínez, La Tuta, llegó a video grabar a una parte considerable de la clase política de Michoacán, lo que le sirvió para hacer negocios y para extorsionar.

En general este tipo de materiales funciona como indicio para desatar investigaciones, para develar las redes de protección a los grupos delincuenciales.

Claro, si hay la voluntad de averiguar.

El Sol de México publicó una fotografía del gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco, con jefes del narcotráfico.

En la imagen aparecen Irving Solano, El profe, líder del Cártel Guerreros Unidos y a la vez jefe de plaza del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Homero Figueroa, La Tripa, quien manda en el Comando Tlahuica, y Raymundo Isidro Castro, El Ray, líder regional del CJNG.

El periodista Rivelino Rueda señala que la fotografía, –que pudo ser tomada entre enero y febrero de 2019– fue encontrada en el teléfono celular de Yadira Huitrón, una de las jefas de los Guerreros Unidos detenida por elementos de la Secretaría de Marina en noviembre pasado.

Es un tema muy delicado, porque será poco creíble el argumentar que el gobernador no sabía con quién se estaba retratando.

Es grave porque esos grupos son responsables que la violencia criminal que padece el estado.

El gobernador y los narcos

El encuentro pudo tener múltiples motivos, inclusive uno absurdo, pero más recurrente de lo que parece: pedir a los delincuentes que reduzcan los enfrentamientos y que no causen problemas.

Los capos lo hacen en la medida en que sus negocios no sean afectados y que otras agrupaciones no les disputen el control territorial.

Es la pax narca, que suele durar poco y cuyas consecuencias son terribles por los niveles de corrupción que desata.

Por el bien de Morelos, la Fiscalía General de la República tendría que realizar una investigación exhaustiva para deslindar cualquier responsabilidad.

El gobernador Blanco, por su parte, le debe a los ciudadanos una explicación de la historia detrás de la imagen.

Los tres pillos con los que se reunió son responsables de asesinatos, desapariciones y los más diversos delitos.

Cientos de víctimas y sus familiares no merecen que el titular del Poder Ejecutivo estatal se comporte con semejante irresponsabilidad.

Lo más probable, sin embargo, es que no ocurra nada.

Que el mandatario escurra el bulto y lo protejan, lo que será un mensaje funesto y un motivo más para generar la percepción de que los integrantes del crimen organizado siempre se salen con la suya.

No es así, por supuesto.

El Profe fue detenido por el Ejército el 17 de febrero en Cuautla.

Y el Ray murió asesinado el 30 de octubre de 2019. Solo se encuentra en libertad Homero Figueroa.

Salir de la versión móvil