Quesqui y Tupilco joyas del sur energético de México

Quesqui y Tupilco, dos campos petroleros ubicados en Tabasco, emergen como pilares fundamentales en la producción energética de México. Estos dos gigantes no solo contribuyen con más del 50% de la producción en la región sur del país, sino que también duplican lo generado en la región norte. Esta relevancia se destaca gracias a su reserva conjunta de más de mil 100 millones de petróleo crudo equivalente, representando el 16.13% del total de reservas de Petróleos Mexicanos (Pemex).

El subdirector de Proyectos de Explotación Estratégicos de la petrolera, Víctor Gerardo Vallejo Arrieta, enfatiza que Quesqui y Tupilco han producido más de 335 millones de barriles de petróleo crudo equivalente en los últimos cinco años.

Además, estos campos albergan un total de 48 pozos en producción, con cinco adicionales en perforación y planes para abrir ocho más. Para Octavio Romero Oropeza, director general de la compañía, este crecimiento es motivo de satisfacción, destacando la rentabilidad que han alcanzado gracias a la infraestructura ya establecida.

“Nos da mucho gusto la posibilidad de que se perforen más pozos, tanto en Quesqui como en Tupilco, porque además ya contamos con la infraestructura que se necesita y eso los hace aún más rentables”, indicó el director general.

El descubrimiento oficial de Quesqui en 2019 marcó un hito significativo, siendo uno de los mayores hallazgos en décadas. Romero Oropeza resaltó el valor que este campo ha generado para el país, destacando su potencial aún por desarrollar. En paralelo, el descubrimiento de Tupilco en 2021 añade una nueva dimensión al panorama energético, con estimaciones que sugieren un potencial superior a los 200 millones de barriles de petróleo, y pozos considerados 13 veces más efectivos que el promedio.

Ángel Cid Munguía, director general de Pemex Exploración y Producción (PEP), subrayó la estrategia enfocada en la exploración en aguas someras, que ha dado como resultado el descubrimiento de 46 campos en los últimos cinco años. Este enfoque permitió incorporar cerca del 30% de la producción nacional, equivalente a casi medio millón de barriles diarios, provenientes de nuevos desarrollos tanto terrestres como marinos.

El impacto de Quesqui y Tupilco no solo se limita a la región sur de México, sino que su contribución es vital para fortalecer la industria petrolera nacional y fomentar el desarrollo económico del país en su conjunto.

 

 

 

 

 

 

 

Imprimir artículo Síguenos en Google News
Salir de la versión móvil