Acusan millonaria corrupción de alcaldía Milpa Alta con recursos del Presupuesto Participativo

Alberto-Cuenca.capital-cdmx.org
Alberto Cuenca Reportero en Capital CDMX

Vecinos de San Pablo Oztotepec en Milpa Alta llevan meses enfrentados a la corrupción de autoridades de la alcaldía Milpa Alta que encabeza la morenista Judith Vanegas, por las irregularidades en el manejo del Presupuesto Participativo asignado a este pueblo del sureste capitalino.

Son 6.4 millones de pesos del Presupuesto correspondiente al año 2022, más otros 12.8 millones de los Presupuestos asignados en 2020 y 2021 que los pobladores intentaron utilizar para la mejora de su comunidad, pero se han topado con una alcaldía dispuesta a meter mano en ese recurso.

Por el manejo irregular del Presupuesto Participativo 2020-2021, cuya asignación se retrasó y se juntó en un solo proceso debido a la pandemia, los vecinos de Oztotepec presentaron denuncias ante la Secretaría de la Contraloría.

Con los recursos se rehabilitarían un jardín de niños y el Jardín Coyochicayatl, pero las obras que impuso la alcaldía resultaron con vicios ocultos de edificación, mala calidad de trabajos y del material, así como sobre costos.

Los juegos infantiles que se instalaron ahí ya no sirven y el suelo de tartán se levantó como una cáscara con las primeras lluvias.

La respuesta de la Contraloría, según los propios vecinos, fue enviarlos de regreso a la alcaldía para que ahí buscaran una solución.

EL PRESUPUESTO 2022

En entrevista con Capital CDMX los habitantes de San Pablo Oztotepec narraron el viacrucis que ha significado para ellos ejercer el Presupuesto Participativo que por ley les toca.

La historia más reciente y farragosa ha sido la del Presupuesto Participativo 2022, acusaron.

Pablo Medina Rosales, así como otros integrantes del Consejo de Representación Comunal y Poblacional de Oztotepec explicaron lo difícil que ha sido aplicar los recursos aprobados en la asamblea del pueblo.

Son 6.4 millones de pesos que la asamblea destinó para acondicionar y equipar el deportivo comunitario de San Pablo.

El proyecto se llama “Reconstrucción de áreas públicas mediante la participación comunitaria de los sanpablenses” y quedó registrado así ante el Instituto Electoral de la Ciudad (IECM).

Este proyecto, de acuerdo con la asamblea, incluía la compra de un terreno ubicado al lado del propio deportivo y con ello se lograría ampliar la instalación deportiva.

Para ello se destinarían 1.3 millones de pesos que se tomarían de la bolsa del propio Presupuesto Participativo. El dinero ya no existe.

Además, estaba la creación de la Casa de la Mujer en un predio aledaño donde hay una construcción en obra negra y abandonada. La Casa daría atención a mujeres víctimas de violencia, pero tampoco quedó dinero para ello.

POR USOS Y COSTUMBRES

Antes de continuar con la relatoría sobre el manejo corrupto que ha hecho la alcaldía Milpa Alta del Presupuesto Participativo, Pablo Medina y el Resto de integrantes del Consejo de Representación explicaron la forma en que se determinó la asignación de ese recurso.

En San Pablo Oztotepec no existen las Comisiones de Participación Comunitaria (Copacos). Tampoco las hay en otros siete pueblos de esa alcaldía, con excepción de Villa Milpa Alta que sí tiene esas comisiones.

Al enarbolar la figura de pueblos originarios, las comunidades de Milpa Alta han defendido su autodeterminación y sus formas de decisión por usos y costumbres, así como en base a la Ley Agraria.

Para ellos no aplica en este territorio la Ley de Participación Ciudadana de la CDMX y recuerdan que así quedó establecido en un juicio de amparo interpuesto desde 2020 por habitantes de Xochimilco que se negaban a reconocer los Consejos de los Pueblos.

Así el 11 de abril de 2021, a través de asamblea, se conformó el Consejo de Representación Comunal y Poblacional de San Pablo Oztotepec.

Creada esa figura de autoridad tradicional, los pobladores acordaron el destino del Presupuesto Participativo.

LA CORRUPCIÓN

En la entrevista con Capital CDMX recordaron que el 4 de octubre de 2021 entregaron a la alcaldía Milpa Alta y al IECM su propuesta del proyecto 2022 para la rehabilitación del deportivo comunitario de San Pablo Oztotepec.

Luego, el 19 de noviembre de ese 2021 recibieron de vuelta una contestación de parte del IECM, dándoles a conocer que el proyecto estaba validado.

Para 2022 esperaban que el recurso por 6.4 millones de pesos se ejerciera sin contratiempos, a pesar de tener la mala experiencia de una ejecución viciada de los presupuestos 2020 y 2021.

Pero lamentable la historia no cambió.

De inicio la alcaldía Milpa Alta impuso la asignación de contratos a proveedores que los pobladores desconocen. De hecho, hoy ni siquiera saben cómo se llama la empresa que el gobierno de la demarcación contrató para la compra del equipo deportivo.

Tampoco tienen la certeza de cómo va el ejercicio de esos 6.4 millones de pesos, pues el gobierno de la alcaldía incumplió con su obligación legal de informarles a más tardar el 31 de diciembre de 2022 sobre el avance de egresos y la justificación del gasto.

La idea era construir, equipar, dar mantenimiento y rehabilitar canchas de basquetbol, de futbol rápido, de futbol soccer, un gimnasio, así como un área de boxeo.

Hasta ahora estiman que ha llegado un 60 por ciento del equipo que requieren para habilitar el deportivo, pero acusan que ha sido a sobre costo.

Ellos cotizaron aparatos de gimnasio que de acuerdo con su funcionalidad van de 19 mil 800 pesos a 28 mil 300 pesos por unidad.

Se enteraron que la alcaldía Milpa Alta, a través del proveedor que impuso, adquirió esos mismos aparatos a un precio 10 veces superior.

Lo mismo ocurrió con el material para la instalación eléctrica, hidráulica y luminaria, denunciaron durante la entrevista.

Así, el director general de Participación Comunitaria de la alcaldía Benito Raymundo Blancas Villaseñor, les dijo recientemente que ya no hay dinero para concretar la otra parte del proyecto, como comprar el terreno que serviría para ampliar el deportivo ni para acondicionar la Casa de la Mujer.

Pablo Medina recordó que hace tres meses, en un informe de labores, la alcaldesa Judith Vanegas aseguró que en esa demarcación se ha ejercido ya un 95 por ciento del Presupuesto Participativo.

Con esa vehemente declaración de la alcaldesa, la pregunta de los habitantes de Oztotepec es: ¿Si ya se ejercicio casi todo el recurso dónde quedó el resto de su Presupuesto Participativo?

A ello se suman actitudes irregulares y opacas de funcionarios de la alcaldía.

Los pobladores recordaron que trabajadores de la demarcación llegaron hace poco al deportivo a intentar inventariar el equipo y aparatos del gimnasio que les llegó.

Los vecinos se negaron a que eso pasara, alegando que esos insumos no son propiedad de la alcaldía sino de la comunidad de Oztotepec y la respuesta de los funcionarios de la alcaldía fue que los mismos pobladores podían borrarle el número de inventario cuando quisieran.

Hoy los habitantes de ese pueblo se quejan el director de Participación Comunitaria Benito Raymundo Blancas, pues  solo les da largas y les pospone constantemente reuniones de trabajo para tratar el tema.

En todo momento se les cierra la puerta para hablar directamente de este asunto con la alcaldesa y únicamente se les promete, sin un compromiso claro, que desde la alcaldía se busca recurso de alguna partida para comprar el terreno aledaño al deportivo y edificar la Casa de la Mujer.

No se les dice que eso resulta casi imposible pues el recurso de toda alcaldía está prácticamente etiquetado.

Imprimir artículo Síguenos en Google News
Salir de la versión móvil