Feminicidios en CDMX: sus causas y soluciones

Los feminicidios han aumentado considerablemente los últimos años en México en el que se estima que 10 mujeres son victimas de feminicidio diariamente.

Esto se puede ejemplificar con el actual caso de Ariadna que se ha politizado, se ha vuelto mediático y convertido parte la opinión pública.

Asimismo, está semana, tuvimos una entrevista con Ana Yeli Pérez Garrido, abogada del Observatorio Nacional de femicidio para que nos explicara más sobre esta problemática.

«Hasta el momento las cifras se han aumentado año con año, a pesar de ello los avances que existen son gracias a los movimientos feministas, las organizaciones civiles y las mujeres que están trabajando estas temáticas» comenta la abogada.

Sin embargo, para poder explicar del tema tenemos que hablar desde sus cimientos y los avances que se han logrado hasta el momento como la «Ley General de acceso a las mujeres a una vida libre de violencia» la cual fue impulsada desde 2007 , aunque se activa hasta el año 2015 en Ciudad Juarez, Chihuahua.

De manera que, este mecanismo permitiría la conexión entre las instancias de gobierno federales, estatales y municipales para que pudieran coordinarse y dar solución a los casos, antes bien, llamados homicidios dolosos y  más adelante feminicidios.

¿Cuál ha sido la problemática para atender las violencias que sufren las mujeres?

Las violencias contra las mujeres se originan desde un tema cultural, sistemático y en mayor medida por razón de genero, en otras palabras, la discriminación estructural.

Estos asesinatos de mujeres suceden de maneras muy violentas por hombres cercanos a la victima como pareja, familiares o conocidos los cuales han sido justificados por el matrimonio; argumentando que era infiel, la religión; dañando su honra y las mismas instituciones que investigaban estos casos sin perspectiva de género y personal capacitado para atención de las victimas.

No obstante, el núcleo de esta situación ocurrió en los años 90´s en Ciudad Juárez, Chihuahua, porque se comienza a transgredir el espacio público y se convierten en notas rojas, en este sentido, organizaciones civiles comienzan a documentar los cuerpos de mujeres que eran encontrados en circunstancias muy violentas, con lesiones sexuales y con un reporte de desaparición previa.

¿Cuáles son las razones de estos feminicidios?

Ana Yeli nos comenta que la razón número uno es el crimen de odio hacia las mujeres, la presencia de crimen organizado, el trafico de drogas y la ineficiencia de las instituciones, en este sentido, la falta de prevención por parte de los mismos.

«La creación de instituciones para atender estos casos de feminicidios no funcionan para prevenirlos, sino para dar respuestas a las victimas ya existentes y otorgarles un derecho que la victima ya tiene»

Por esto, se debe atender la violencia familiar, efectividad de las ordenes de protección, combatir el crimen organizado, dejar de normalizar la violencia en la sociedad y darle atención especial desde sus raíces.

Además, le preguntamos a Ana Garrido, si este tema es exclusivo de la sociedad mexicana:

«El tema de discriminación contra las mujeres se da por una cultura machista ejercida en su mayoría por hombres que mantienen una relación afectica con la victima, sin embargo, podemos relacionar esta problemática con Honduras y el Salvador que también cuentan con cifras muy altas de feminicidios.

Acorde con ello, la gravedad de esta situación viene desde un origen cultural de apropiación y dominación que deviene de la cultura machista en la que las mujeres sufrimos de estas violencias en diferentes grados desde el ámbito familiar, social y cotidiano, por ejemplo, los casos de feminicidios ocurridos en transportes públicos o privados.

Retomando el caso de Ariadna, podemos darnos cuenta de las deficiencias en la necropsia, el levantamiento del cuerpo y los peritajes de criminalista que provoca el cuestionamiento del nivel de investigación por parte de las fiscalias y de los servidores públicos que no cuentan con la sensibilidad ante estas problematicas.

¿Cómo solucionar esto?

A las mujeres nos toca exigir un funcionamiento adecuado de las instituciones desde el primer contacto con una mujer que es victima de violencia, realizar un proceso de selección más riguroso de los servidores públicos que atienden a las victimas y por nuestra parte, mantenernos alertas en nuestras relaciones de pareja para detectar la violencia a tiempo sin minimizarla, dejando de lado el mito del amor romántico.

Por otra parte, acompañar a las mujeres que son victimas de violencia es otra manera de erradicarla, no ser sujetos indiferentes ante la situación, canalizarla a las instituciones que pueden ayudarla y crear redes de apoyo.

En conclusión, los avances logrados hasta este momento son el inicio de una realidad más segura para las mujeres, un trabajo en conjunto para la sociedad y las victimas afectadas por estas violencias de odio hacia las mujeres.

 

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.