Videgaray ¿traidor a la patria?



Ciudad de México.- El delito de traición a la patria se castiga con penas que van de los cinco a los 40 años de prisión. La Fiscalía General de la República (FGR) habría solicitado la captura de Luis Videgaray por esa conducta, pero de acuerdo a informaciones periodísticas un juez rechazó la petición.



Las imputaciones se relacionan con el caso Odebrecht y con los cambios inclusive constitucionales que se habrían obtenido previo pago de sobornos.



Es, en todo caso, una acusación desproporcionada y que no llevará a ningún lado en el plano jurídico, pero puede tener mucha miga en el político. Me explico.



Es imposible que un tribunal, inclusive en nuestro país y en el momento actual, acepte condenar al convertir el proceso de reformas relacionadas con el Pacto por México en una conducta digna del más duro castigo.



Eso es lo que se haría si el ex canciller fuera sentenciado por traición a la patria.



Es interesante, sin embargo, porque empalma con la narrativa del pasado sucio, donde todos los acuerdos provinieron de la corrupción y donde no existió, ni por asomo, el compromiso con la patria.



Este relato funciona en el ámbito de la política, aunque sea muy riesgoso, pero tiene poca oportunidad en el tribunales, porque lo que terminaría por ponerse en el banquillo es al sistema mismo y a sus instituciones.



Supongo que Videgaray, como tantos otros, tienen mucho que explicar en términos de contrataciones dudosas, dispendios y corrupción, pero dudo mucho que esto tenga que ver con la traición a la patria, porque eso es otra cosa.



Son días extraños y de confusiones. Habrá que esperar para tener más datos, pero al parecer inició la temporada de caza mayor, la que tendrá su apogeo en el próximo año, que es electoral y donde los ex funcionarios cercanos a Peña Nieto no van a encontrar muchos defensores, porque él mismo rindió la plaza hace tiempo.

  • Julián Andrade Jardí

    Julián Andrade Jardí

    En la actualidad soy periodista y consultor. Escribo en diversos medios y entre ellos Forbes, La Crónica de Hoy y Etcétera. En La Razón me desempeñé como columnista y editor jefe. En Milenio trabajé como coordinador de información y en La Crónica de Hoy como subdirector. Dirigí Newsweek en español. En el ámbito de gobierno, fue coordinador general de comunicación social en el gobierno de la Ciudad de México y en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de Federación. Soy autor de la novela "La lejanía del desierto" y coautor, con Jorge Carpizo, de "Asesinato de un cardenal".