Autoridades electorales deben quitarle el registro al Verde

Bartlett los fraudes electorales y el bozal

Las autoridades electorales deben quitarle el registro al Partido Verde, cuyo signo distintivo son la trampa y la corrupción.

Para mantener el registro y las millonarias prerrogativas que recibe cada año se vale de todo tipo de trapacerías.

Corrupto desde su creación en 1996, se dedica a venderse al mejor postor. Más que un partido es un negocio.

Sus dirigentes se enriquecen con los negocios al amparo del poder y con el dinero de los impuestos que pagan los mexicanos.

En su carrera por mantener el negocio, en el año 2000 se coaligaron con el PAN. Vicente Fox podía ganar la Presidencia, como finalmente sucedió.

Decidieron romper con el gobierno foxista cuando no les dieron la Secretaría de Medio Ambiente. El PRI los recibió y fueron aliados hasta 2018.

Ya como presidente Enrique Peña Nieto, el Verde y sus dirigentes no solo gozaron de prerrogativas, sino también de los favores de ese gobierno.

Autoridades electorales deben quitarle el registro al Verde

Firmaron el Pacto por México y votaron a favor todas las reformas “estructurales”. Les entregaron posiciones en el gobierno, pero la traición no tardaría en llegar.

En 2018 fueron con el PRI, pero sus dirigentes, como buenos vividores de la política, vieron que el morenista Andrés Manuel López Obrador llevaba amplia ventaja.

Iniciaron acercamientos con el tabasqueño a través del entonces gobernador de Chiapas y hoy senador, Manuel Velasco.

Pasada la elección, se aliaron con el ganador. El hoy Presidente, cuyo discurso anticorrupción utiliza como bandera, los arropó en su movimiento.

Con tal de tener los votos en el Congreso para aprobar reformas constitucionales, López Obrador prefirió no ver la corrupción de los dirigentes del Verde.

Ese partido tiene otra característica: la trampa. En 2015, en plena veda electoral, impulsó una campaña en Twitter con actores, actrices y conductores de televisión.

La sanción impuesta por el Tribunal Electoral fue apenas de 7 millones de pesos.

El 5 de junio pasado, el Verde lo volvió a hacer. Pagó 20 millones de pesos a influencers para promover el voto a favor de ese partido.

La Comisión de Fiscalización del INE propone una irrisoria multa de 40 millones de pesos, que pagarán con los impuestos de los mexicanos.

Comparado con los recursos que recibirá este año el Verde –542 millones de pesos—esa suma no representa nada.

También plantean dejarlo sin acceso a los tiempos de Estado en radio y televisión durante un año.

El Consejo General del INE todavía tiene que discutir y aprobar las sanciones propuestas por la Comisión de Fiscalización.

Una sanción justa y democrática, sería quitarle el registro al Partido Verde.

A ver si se animan.


TE PUEDE INTERESAR: Robespierre votará en la consulta de México


 

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.