Ladrón que intentaron linchar en Milpa Alta será consignado: PGJ

Ciudad de México.- El presunto delincuente que fue rescatado por policías preventivos cuando una turba estuvo a punto de lincharlo en el pueblo de San Ana Tlacotenco, delegación Milpa Alta, convalece en estado delicado en el Hospital General Rubén Leñero.
Autoridades de la Procuraduría General de Justicia capitalina, informaron que una vez que Jorge Basilio Leyte Castañea, de 26 años, sea dado de alta del nosocomio, será consignado ante un Juez Penal, por la presunta comisión del delito de robo de vehículo en pandilla.

De hecho la Policía de Investigación inició la búsqueda de  los tres cómplices que acompañaban a Leyte Castañea y que de acuerdo con el chófer, intentaron quitarle el vehículo.
En sus primeras declaraciones, Ramón Alvarado Pineda, chófer del taxi Tsuru rosa con blanco, matrícula  A-38316, mencionó que los sospechosos abordaron su unidad en Villa Milpa Alta y solicitaron que los trasladara al pueblo de San Bartolomé Xicomulco, en la misma demarcación.

En el trayecto comenzaron a asaltarlo, de lo cual se percataron varios taxistas que enseguida dieron aviso a los pobladores de aquella zona, por lo que al llegar a la calle Niños Héroes, en Santa Ana Tlacotenco, les cerraron el paso, lo que motivó que los tres sujetos huyeran.

Su cómplice corrió la peor suerte al sentir una lluvia de golpes y patadas, sin que nadie interviniera por él; poco después arribaron policías capitalinos quienes fueron recibidos a pedradas, botellazos y golpes.
Al menos 10 policías resultaron golpeados, aunque sólo a tres se les trasladó al Hospital Mocel para su atención médica especializada, y el resto recibieron curaciones por paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas (ERUM) y Cruz Roja.

Con el arribo del Cuerpo de Granaderos y del Grupo Especial Metropolitano fue posible retirar al presunto ladrón y a los policías lesionados.

Poco a poco la situación en aquella zona de la delegación Milpa Alta, regresó a la calma, aunque con la advertencia que de volver a detener a algún delincuente en flagrancia lo someterán a la decisión el pueblo.