Frente Amplio, la oposición en la jugada

Mi amigo

La oposición irá unida a las elecciones del 2024. Para nada es un asunto menor, ya que eso los mete en la competencia. Están plantado cara a la 4T con imaginación y posibilidades. Se rompe la narrativa de que todo está escrito de antemano.

Organizaciones de la sociedad civil y el PRI, PAN y PRD llegaron a un acuerdo para determinar quién abanderará al Frente Amplio por México.

Se suele abusar de la palabra histórico, pero en este caso lo es, porque no se había realizado un ejercicio semejante en el pasado. Las elecciones preliminares eran entre los propios militantes de los partidos como las que hizo en su momento el PMS y las que realizó luego el PRI.

La participación ciudadana hace una diferencia que hay que destacar, porque es un aterrizaje de las movilizaciones en defensa del INE y de la SCJN. En ese sentido es un logro y que además surge de procesos políticos amplios.

Ilustra, también, del compromiso que demostraron diputados y senadores el defender y luego impugnar reformas que habrían sido nocivas para el sistema democrático.

La semántica en este caso importa en un detalle: los partidos pueden construir frentes con el objetivo de alcanzar metas políticas y sociales.

Las dirigencias del PAN, PRI y PRD estudiaron el tema de las campañas adelantadas y concluyeron que estas no lo serían bajo una dinámica frentista. Aspiran a no separarse del marco legal y quieren hacer un contraste con lo que ocurre en Morena. Pronto sabremos si lo logran y si sortean las impugnaciones que seguramente habrá.

¿Cuáles son los ejes del Frente? La defensa de la libertad y la democracia.

Marko Cortés, Alejandro Moreno y Jesús Zambrano, y representantes de la sociedad civil como Ana Lucia Medina y Alejandra Morán, coincidieron en que México enfrenta una deriva autoritaria y que esta situación se tiene que encarar con determinación.

Todos tuvieron que ceder algo, los políticos y los ciudadanos, para llegar a la conclusión de que la mecánica de decisión se tiene que sostener en el engrane de firmas, encuestas y votos.

 

Por lo pronto, quienes aspiren a la conducción del Frente Amplio por México, tendrán que pasar una primera aduana con adhesiones ciudadanas que los respalden. Serán unas 200 mil firmas las necesarias para sortear esa aduana y no parece algo estrafalario o arbitrario.

No hay nadie vetado ni encartado de momento, porque los registros mismos partirán de las evaluaciones que tendrá que hacer cada aspirante con sus equipos. ¿Pueden conseguir los apoyos? ¿les parece adecuando el método mixto de encuestas y elección directa por voto?

Se realizarán foros para conocer propuestas y aquilatar trayectorias y posibilidades.

Es evidente que algunos se sentirán más cómodos con un esquema de medición de popularidad, porque llevan menses haciendo un trabajo de promoción en ese aspecto, y otros más prefieran la calificación de las urnas porque saben que la búsqueda de apoyos tiene sentido en la construcción de los proyectos. El aire y la tierra. La clave es que tendrán que ser solventes en ambas y ello los preparará para la prueba, esa sí de enorme dificultad, que es la elección del 2024.

Imprimir artículo Síguenos en Google News

Post más visitados en los últimos 7 días