Replicando el populismo López Portillista

SHCP obligada a garantizar recursos al INE

En un segundo intento ante el fracaso de contener los altos niveles de inflación, el Gobierno federal presentó un acuerdo complementario al Paquete Contra la Inflación y Carestía.

Con una inflación anual promedio de 8.76 por ciento al mes de septiembre, de acuerdo a cifras del INEGI, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció este paquete antiinflacionario que en el pasado Luis Echeverría y José López Portillo implementaron sin éxito.

En el Plan Nacional de Desarrollo 1980-1982, López Portillo impulsó la regulación de precios para fortalecer la política antiinflacionaria e impedir aumento del costo a los productos de la canasta básica.

Esta política antiinflacionaria, de acuerdo a expertos, no ha funcionado y sólo ha traído en el mediano y largo plazo, desabasto y la baja calidad de los productos sujetos a precios máximos que se ofertan en el mercado.

Replicando el populismo 

Más grave aún, en este acuerdo complementario, López Obrador dejó de lado los estándares de calidad de los alimentos que entran dentro de este acuerdo, sin importarles las consecuencias en la salud de las y los mexicanos.

Los analistas no ven que este anuncio tenga un impacto significativo en la inflación, pues ésta no sólo es generada por las cuestiones de oferta y demanda, sino también por otros factores como la inseguridad, que se ha disparado en el país.

La seguridad alimentaria corre riesgo con esta nueva propuesta, aunado a que Seguridad Alimentaria Mexicana (SEGALMEX) que supuestamente debería estar encargada de esto, se encuentra inmersa en un escandaloso desvío de recursos públicos.

Esta instancia creada por este gobierno para realizar las tareas de distribución y abasto popular que estaban a cargo de Diconsa, fue observada por la Auditoría Superior de la Federación por irregularidades que superan 12 mil 800 millones de pesos.

Bajo estas circunstancias, será complicado mantener la política antiinflacionaria que, insisto, no funcionó durante los gobiernos de José López Portillo y Luis Echeverría, por cierto éste último mentor político de López Obrador.

La inflación se ha disparado en sus niveles más elevados de los últimos 20 años, a septiembre de 2022, los productos alimentarios que más han registrado aumentos son la cebolla, tortilla y papa; y aunque no son parte de la canasta básica, pero están en la mesa de todos los mexicanos, refrescos y pan dulce.

En resumen, esta propuesta no resolverá nada, es solo un eslabón más de la cadena de improvisación que ha caracterizado a este gobierno que se ha proclamado a sí mismo como la Cuarta Transformación.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.