Reforma eléctrica: el PRI resiste

Mi amigo

Reforma eléctrica. En el PRI tomaron la decisión de no aprobar la Reforma Energética que presentó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El Consejo Político de ese partido mandató a diputados y senadores para manifestar su voto en contra.

Inclusive, si algunos optaran por no atender la instrucción, podrían ser expulsados del partido.

Esto va a reducir mucho las posibilidades de que la bancada se rompa y de que se genere una crisis de proporciones mayores e irreversibles.

Para nada fue sencillo, porque las últimas semanas, los últimos días, las presiones aumentaron y de qué manera.

Los legisladores priistas saben de todas las herramientas con que cuenta la 4T para doblegarlos, pero están resistiendo.

Desde Palacio Nacional optaron por la presión y la descalificación.

Acusaron a quienes necesitaban de aliados de ser traidores y pidieron a los legisladores inclusive rebelarse.

Alejandro Moreno y Rubén Moreira están actuando con coherencia y en dos sentidos.

Reforma eléctrica 

En el primero, nunca se negaron a discutir sobre las posibilidades de respaldar una iniciativa que consideraran beneficiosa para el país, pero al mismo tiempo mantuvieron el compromiso que proviene del voto ciudadano y de la coalición Va por México.

Pero, además, sí hay una propuesta distinta y es justo la que acordaron con el PAN y el PRD y que tiene el objetivo de lograr energía más barata y limpia.

Lo que estaba en juego era mucho y optaron por mantener un acuerdo que puede cristalizar en el 2024 con una candidatura común para enfrentar a Morena y sus aliados.

Además, en pleno proceso electoral, no parecía una buena idea el plegarse a los deseos presidenciales, porque eso confundiría a los votantes, sobre todo porque López Obrador ha hecho de su reforma una suerte de llamado a la sumisión y no a la colaboración.

La resolución en la Suprema Corte también jugó en ese sentido, porque quedó muy claro que la mayoría de los ministros consideran a la Ley de la Industria Eléctrica es inconstitucional, lo que llevaría a profundizar esa situación con la iniciativa que está en discusión.

En este caso no se fueron con la finta de la propaganda oficial, que es bastante cínica al confundir lo que en realidad ocurrió en el Pleno de la Corte, donde lograron evitar los efectos de la inconstitucionalidad, pero no porque les asistiera la razón, sino porque permanecen candados que son difíciles de superar cuando se trata de invalidar leyes con efectos generales.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.