Gobiernos precavidos



Ciudad de México.- La epidemia del Coronavirus tomó mal parados a todos los países del mundo.



A excepción de países asiáticos como Japón o Corea del Sur, donde lograron aplanar la curva de contagios y defunciones con medidas estrictas de prevención, que van desde la aplicación de pruebas rápidas, pruebas y otras elementales como el uso de cubrebocas, la mayoría de los Estados-naciones se han visto rebasados y sus sistemas de salud han colapsado.



Ese panorama global nos da una visión más exacta del problema pero nos invita a revisar qué sucede en el caso de México con las entidades federativas que gozan de soberanía dentro del pacto federal.



Al hacer ese análisis vemos que la Ciudad de México es la entidad que el virus agarró más en curva y que por atrasarse en medidas de prevención, como dejar corre el Vive Latino, hoy es el epicentro de la pandemia.



La Ciudad de México se puede comparar sólo con el Estado de México o las zonas metropolitanas relevantes que abarcan estados como Jalisco y Nuevo León.



No obstante que la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, ha sido muy responsable en el manejo de la emergencia sanitaria es rebasada por los gobiernos de Jalisco o Nuevo León donde el índice de letalidad es muy bajo en comparación con la capital del país.



Se puede argumentar en favor de Sheinbaum que al ser la capital del país y contar con puntos como el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México tiene una mayor desventaja ya que su población flotante es similar a la de sus habitantes y eso eleva el número de contagios.



Pero en los hechos se puede observar que el gobernador de Movimiento Ciudadano en Jalisco, Enrique Alfaro, y en Nuevo León, gobernada por el independiente Jaime Rodríguez El Bronco, han sido más estrictos y ello ha hecho que la epidemia no cobre tantas vidas, pese a que están pegados a Estados Unidos, país con mayor número de contagios.



Alfaro no tardó en presumir que ha logrado contener la epidemia con el uso de pruebas y al ser muy estricto en el cierre de negocios, pese al alto impacto económico que esto conlleva. El Bronco, se sabe de su talante autoritario, y ello ha hecho que la población se guarde en sus casas pese a los calores extremos.



Por ello, desde hace tres semanas cuando inició la Fase 2 y se declaró la emergencia sanitaria las defunciones en la CDMX se dispararon y en esos estados se han mantenido a la baja, muy similar a lo que pasa en el Estado de México, gobernado por el priísta Alfredo del Mazo.



Al día 14 de abril, la CDMX contaba con 92 decesos por Coronavirus y mil 556 contagios, un número importante dentro de la policía, un sector estratégico y fundamental para la gobernabilidad de la sede de los Poderes.



El 13 de abril tenía un total de 64 muertes. De un día para otro subió la cantidad de muertos en un alarmante 29 por ciento para llegar a los 92 decesos.



Por el contrario, Jalisco tiene 11 decesos y Nuevo León cinco. La diferencia en comparación con la CDMX es abismal.



Los números por si solos hoy nos demuestran que ser laxos en la prevención genera más letalidad en una epidemia que puede contenerse, pero en la CDMX no se ha logrado endurecer las medidas y por eso vimos aglomeraciones de 8 mil personas en La Viga el viernes santo o a un YouTuber contagiado deambular por la demarcación Benito Juárez, con total impunidad, sin que ninguna autoridad lo castigue.



La falta de prevención y ser timoratos en la aplicación de la ley, colocan a la CDMX en el epicentro de la epidemia y hacen que la cuarentena se deba alargar mínimo hasta junio y la letalidad del virus suba hasta un 8 por ciento.



Sheinbaum no debe esperar a la Fase 3 y tiene la oportunidad de adelantarse para seguir en su ruta de ascenso en popularidad o de lo contrario va a pesarle el cementerio por Coronavirus.



NOCAUT. Marcelo Ebrard sabe que en esta coyuntura se juega una parte sustantiva en su sueño presidencial en 2024. El saldo de la epidemia, donde ha logrado sumar apoyos de la iniciativa privada y los gobiernos de EEUU y China, será fundamental. ¡Abrazos, no periodicazos!

  • Luis Eduardo Velázquez

    Luis Eduardo Velázquez

    Periodista especializado en asuntos de política y electorales. Con estudios en derecho, amante del boxeo, el café y la buena letra.