Se reportan motines en Fresnillo y Tijuana por condiciones en prisión

Se reportan motines en Fresnillo y Tijuana por condiciones en prisión.
Foto: Semanario ZETA

Ambos disturbios reportados en Fresnillo y Tijuana reflejan una falla en el aspecto del sistema de justicia que procura reinsertar a los reclusos a la sociedad. 

Se bloquearon las carreteras de Fresnillo, Zacatecas el cuatro de diciembre. 

Artefactos poncha llantas fueron reportados en el sitio que ardía por los coches incendiados sobre diferentes vialidades. 

De acuerdo con la secretaria general del Gobierno de Zacatecas, Gabriela Pinedo Morales, el altercado fue producto de un intento de motín en el CERESO Cieneguillas. 

“Por instrucciones del gobernador, informo a la sociedad zacatecana que en el intento de motín y fuga fue frustrado por nuestros elementos de seguridad.  

“Se tiene control del mismo; hubo distractores incendiando algunos vehículos con la intención de consumar la fuga”, se lee en su cuenta de Twitter. 

Frente una pared color mostaza, el secretario de Seguridad Pública de dicho estado, Adolfo Marín Marín, comunicó su hipótesis ante la población con un video improvisado: 

Las condiciones del CERESO fueron las que orillaron a la mermada fuga de los reos.  

Así, declaró que el origen venía fraguándose a partir de la sobrepoblación que padecían los residentes de la cárcel. 

“Debo señalar que situaciones como las de hoy obedecen a las condiciones que guarda el centro y a la sobrepoblación”, dijo a cámara frontal. 

Los bloqueos por parte de civiles armados, presuntamente integrantes del crimen organizado, fueron apaciguados con el despliegue militar y policial a favor del apoyo ciudadano. 

Quedando la anécdota como una distracción violenta que buscaba facilitar la fuga de los habitantes del CERESO. 

El motín de Tijuana

Fueron seis internos de la Penitenciaría de la Mesa en Tijuana, Baja California a las seis de la mañana del miércoles siete de diciembre, quienes comenzaron la trifulca. 

Heridos a golpes, dos custodios fueron tomados como rehenes mientras se activaba la alarma de auxilio junto con el inicio del proceso del protocolo de seguridad. 

María Elena Andrade Ramírez, comisionada estatal del Sistema Penitenciario, informó que los responsables exigían mejor atención médica y alimentos. 

El intento de motín fue disipado por las autoridades penitenciarias, por lo cual el disturbio no pasó a mayores. 

Sin embargo, es imperante destacar el fenómeno que viene presentándose desde hace meses.  

El cual refleja las pobres condiciones de los sitios en los que busca reinsertar a quienes se encuentran presos por infringir la ley. 

De acuerdo con el analista político, David Saucedo, este fenómeno es producto de un sistema penitenciario al borde del colapso. 

El autogobierno, sobrepoblación, falta de recursos son factores que promueven réplicas en distintos puntos del país. 

En estos casos, el gobierno ha optado por el uso de las fuerzas armadas, quienes sólo han logrado contener los altercados.  

No obstante, esta se ha demostrado como una solución enjuta y obsoleta desde los inicios de la guerra contra el narcotráfico. 

Así, el uso de la fuerza ante los síntomas de un sistema mal estructurado no ayuda a mejorar el problema. 

Más que atisbar los hechos violentos que se viven en la república como simples arrebatos criminales, merece la pena tornar hacia las señales de dolencia en un sistema judicial que no parece rendir frutos. 

Imprimir artículo Síguenos en Google News