El regaño y el engaño de Sheinbaum



Ciudad de México.- El delegado en funciones de presidente de Morena en la Ciudad de México (CDMX), Héctor Ulises García Nieto, recibió esta semana su primer regaño enérgico de la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum.



Es su amigo, pero antes que nada su subordinado, y Sheinbaum es la verdadera jefa de Morena en la CDMX, una concesión hecha por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien es su mentor y la ve como su más leal pupila.



Quienes conocen a Sheinbaum saben que posee un mal carácter y es común que grite a quienes no entregan buenas cuentas. Si no lo creen pregúntenle a cualquiera de su gabinete como Andrés Lajous, que tiene trofeo en regañadas, quizá porque el transporte público concesionado de la CDMX está en quiebra.



TE PUEDE INTERESAR: Televisa, el medio preferido de Sheinbaum

El regaño al nuevo H, como se le conoce al dirigente de Morena en la capital del país, se debió a que el viernes pasado no pudo lograr el quórum del consejo estatal del partido, donde se tenía planeado trazar la ruta para la definición de las precandidaturas para las elecciones de 2021.



El flamante dirigente sólo logró que se metieran a la sesión por zoom, convocada por Víctor Varela, hombre de Clara Brugada, el 25 % del consejo que es integrado por 240 personas.



La falla fue por convocar sin consenso con los consejeros que hoy responden a Mario Delgado, dirigente nacional de Morena a quien tanto García Nieto como Sheinbaum le dijeron en la campaña interna: “fuchi, guácala”.



La sesión incluso fue impugnada por si se atrevían a dar un alabazo pero ya quedó claro que García Nieto no tiene mayoría ni respaldo de los grupos de poder de Morena en la CDMX.



Por eso el regaño y por eso Sheinbaum esta enojada. No es para menos porque de seguir así la militancia pedirá a Delgado el relevo y seguro lo concederá.

El engaño



Sheinbaum había dicho el pasado 21 de septiembre en videoconferencia de prensa que sólo gastaría 320 millones de pesos en publicidad oficial, pero resulta que el gasto lo ha modificado a más de 427 millones de pesos a septiembre de este año. Podrá cerrar en más de 500 millones de pesos porque falta un trimestre de erogaciones comprometidas.



Con esos números se acerca al gasto de los malvados neoliberales del pasado que tanto le gusta invocar.



Hay un dato para comparar, en el primer año de Miguel Ángel Mancera su gasto fue de unos 250 millones de pesos, según datos de transparencia. En Capital CDMX se dio a conocer que en su segundo año de gestión gasto casi el doble de esa cantidad. El pretexto es la pandemia. Pero ahora se sabe que en su primer año gasto 609.7 millones de pesos. El triple que Mancera en su comienzo.



Así de simple y burdo el engaño de Sheinbaum, quien al igual que López Obrador siempre dice tener "otros datos" y presume que gasta menos de lo mitad que los de antes.



Lo lamentable es que este año ha gastado más en favorecer a una televisora que en apoyos al desempleo Covid19 y casi ha gastado lo mismo en promocionar a su gobierno que lo que destinó en su programa de microcréditos para las empresas afectadas por la pandemia.



Hay prioridades y la suya parece ser es ser presidenta en 2024, no obstante, debería tener un gasto eficiente en pro de la ciudadanía y quizá logrará su objetivo, de lo contrario le puede caer la maldición de todos los Jefes de Gobierno que siempre han querido y se quedan mirando.



NOCAUT. El Frente Ciudadano en la CDMX va avanzando, pero se puede fracturar porque hay muchos egos en los partidos aún que no entienden que es momento de sumar y renovar su imagen. Al paso que vamos para las elecciones 2021, no hay ni a quien irle. ¡Abrazos, no periodicazos!

  • Luis Eduardo Velázquez

    Luis Eduardo Velázquez

    Periodista especializado en asuntos de política y electorales. Con estudios en derecho, amante del boxeo, el café y la buena letra.