El factor Monreal y la sombra de Bejarano



Ciudad de México.- En los próximos 15 días se va a jugar primera parte del futuro de las elecciones de 2021 y los resultados serán el punto de arranque para uno de los procesos más complejos de la Ciudad de México (CDMX).



En la CDMX el diagnóstico es enredado, pero se han ido despejando dudas que había en el camino. Una de ellas era la forma en que la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, ordenaría sus piezas y ya dio un par de pasos que son claves.



El primero fue designar a Héctor Ulises García Nieto como nuevo líder de Morena en la ciudad para que todos los que están en su costal se alineen a sus deseos para 2021 y el otro es dejar claro que va avanzar contra todo lo que huela a Marcelo Ebrard y Ricardo Monreal, que son el verdadero contrapeso del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y su enemigo a vencer.



Monreal, coordinador de Morena en el Senado, ha venido estructurando un bloque de contrapeso a Sheinbaum que se reúne con ella por separado para analizar la ruta a seguir en las elecciones de 2021.



Todavía no hay señales claras, sin embargo, hay posiciones y espacios que debe determinar para el futuro porque en caso de perder en este juego sus próximos tres años, los más difíciles de cualquier mandatario, serán cuesta arriba.



Lo primero es la determinación de las alianzas donde hasta el día de hoy, Sheinbaum ha dejado claro que no quiere meter al Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en su costal, aunque ello no quiere decir que no los ocupe como aliados de facto. El PVEM en esta semana informó que no irá en alianzas con Morena en alcaldías, lo que lo pone de lado del Frente Opositor que se conformará contra Sheinbaum en las elecciones intermedias.



Sheinbaum ya logró a través de Santiago Nieto, conocido como Torquemada de la 4T, frenar el partido local Somos y sólo se prevé que avance el partido Sociedad, Equidad y Género como partido local, el cual se asocia al ex líder del Sindicato del Gobierno de la CDMX, Juan Ayala, quien es cobijado por el profesor René Bejarano, quien será el fiel de la balanza para lo que resulte en la capital del país y más adelante detallaremos la forma en que va incidir. Para él es muy temprano aún hacer acuerdos, su temporada favorita es diciembre.

La trampa



Sheinbaum desde el inicio del Congreso CDMX dejó ver que le gusta ponerle trampas a sus adversarios y así lo logró para poner a Jesús Martín del Campo como presidente del Poder Legislativo el primer año vía PT. Ahora busca replicar la trampa para que sea el mismo Martín del Campo quien llegue a presidir la Junta de Coordinación Política a través del Partido Encuentro Social donde buscan meter a los diputados “independientes”, que al día de hoy siguen dependiendo de las prerrogativas del PT, como es el caso de Leonor Otegui, Lizette Clavel y el mismo Martín del Campo. De esta forma desplazaría al PRD, que hoy es tercera fuerza. Para lograrlo requieren subordinar a Fernando Aboitiz y de una reforma a la Ley Orgánica del Congreso capitalino que refrendaría su tentación autocrática.



NOCAUT. El PRD logró la unidad con la definición de Nora Arias como presidente en la CDMX y Araceli Moreno, en la secretaría general, para entrar a la elección de 2021 y del resultado va a depender cómo se acomoden los espacios para la el próximo trienio. Tienen la cancha puesta para resurgir capitalizando a todos los lastimados de Morena que ya se cuentan por cientos. ¡Abrazos, no periodicazos!



  • Luis Eduardo Velázquez

    Luis Eduardo Velázquez

    Periodista especializado en asuntos de política y electorales. Con estudios en derecho, amante del boxeo, el café y la buena letra.