Ciudad de derechos



Ciudad de México.- La nueva Constitución de la Ciudad de México supone un importante avance en el reconocimiento y garantía de un conjunto de derechos.



Pero esto de nada sirve si no existen las condiciones institucionales que garanticen el ejercicio pleno de los mismos.



La Ciudad de México se ha caracterizado por la progresividad en el reconocimiento de derechos humanos. No se falta a la verdad al decir que a quienes vivimos en la capital del país se nos reconocen más derechos que a quienes viven en otras entidades, los cuales van desde el matrimonio igualitario y la interrupción legal del embarazo, hasta la adopción por parte de personas del mismo sexo y la participación en las decisiones de erogación de una parte del presupuesto de nuestras alcaldías.



Lo anterior supone no solamente un privilegio para quienes vivimos en la CdMx, sino una responsabilidad para con nuestros connacionales. Pues muchas veces los avances legales de la CdMx son la punta de lanza que permite abrir camino a la discusión de estos temas en el debate nacional.



Con la entrada en vigor de la nueva Constitución también entró en vigor el reconocimiento a un nuevo y amplio catálogo de derechos.



Algunos de estos derechos que se reconocen en la Constitución Política de la Ciudad de México son la diversidad de las familias, el uso medicinal de la marihuana, la muerte digna, la revocación de mandato, el seguro de desempleo, a vivir en una sociedad libre y democrática, a vivir en una ciudad que cuente con un desarrollo sustentable, y el acceso a la cultura y actividades recreativas, por mencionar algunos.



Este catálogo de derechos es novedoso y vanguardista. Tanto así que incluso va más allá de los reconocidos en la Constitución federal y por lo mismo, este fue uno de los temas que fue sometido al escrutinio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la cual determinó que sí era válido que una constitución local reconociera más derechos que la federal.



Al final el resultado es que una constitución local puede reconocer mayores derechos a los previstos a nivel federal, sin alterar el orden constitucional.



Con este nuevo catálogo de derechos −muchos de ellos realmente novedosos no sólo en México, sino también a nivel mundial−, la Ciudad de México se posiciona nuevamente como una ciudad de derechos; sin embargo no es suficiente con reconocerlos, el gran reto que tiene frente a sí el nuevo gobierno es garantizarlos. Es decir, ofrecer a la ciudadanía los mecanimos que le permitan ejercer estos derechos efectivamente, en algunos casos implicará inversión por parte del gobierno, (en algunos casos también se involucrará al gobierno federal) para crear las instituciones o las condiciones que lo hagan posible; pero en otros casos el ejercicio de estos derechos va mucho más allá de la autoridad y también involucra a los particulares.



En este sentido, el reto que tendrá el nuevo gobierno de la Ciudad de México, tanto la Jefatura de Gobierno como las alcaldías será mayúsculo, pues implicará darle viabilidad a este catálogo de derechos de forma que su constitución pase de ser una declaración de buenas intenciones a ser un instrumento de promoción, protección y garantías de derechos humanos del siglo XXI.

  • Arturo Espinosa Silis

    Arturo Espinosa Silis

    Es abogado especialista en temas electorales y constitucionales, director de Strategia Electoral www.strategiaelectoral.mx