Cidea en problemas económicos por recursos congelados



Ciudad de México.- El Centro de Investigación y Desarrollo en Agrobiotecnología Alimentaria (Cidea) del Conacyt comienza a sentir las consecuencias en torno a la incertidumbre por los fideicomisos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, pues estuvo a punto de quedarse sin luz.



El centro ubicado en Pachuca, Hidalgo, no ha podido hacer uso de los cerca de 4 millones de pesos anuales de su presupuesto operativo –aprobado para un proyecto trienal del Fondo Institucional de Fomento Regional para el Desarrollo Científico, Tecnológico y de Innovación (Fordecyt)- por el congelamiento de recursos de fideicomisos ordenado desde la Presidencia.



A raíz de esto, el Cidea no pudo cubrir el pago de la luz por lo que la CFE estuvo a punto de suspenderle el servicio, “esta situación de los fideicomisos que podrían desaparecer, y que ahorita están la Secretaría de Hacienda y Conacyt viendo qué van a hacer, por lo pronto la decisión y las instrucciones fueron no poder ejercer ni un centavo”. Dijo la directora del Cidea, Mayra de la Torre.



TE PUEDE INTERESAR: Elektra, Autofin e Hyplasa, entre empresas que no han cerrado pese a Covid-19



Así, la directora del centro detalló que no fue posible pagar el recibo de luz vencido desde marzo; por lo que tuvo que salir de su bolsa un monto de 18 mil 105 pesos para evitar que suspendieran el servicio eléctrico.



La directora explica que la mayor complicación que acarrearía la pérdida de luz estaría en que “tenemos materiales biológicos […] El Cidea trabaja fundamentalmente con comunidades indígenas de alta marginación; trabajamos dentro de un diálogo de saberes. Estamos con milpa, maíces criollos, y todo esto se nos va a echar a perder”, explica la ingeniera bioquímica.



Lograron mantener –tanto investigadores y la directora- el servicio de electricidad después de hacer el pago, impedir el paso de los trabajadores de la CFE con una cadena humana y recurrir a funcionarios estatales.



La Premio Nacional en Ciencias y Artes en el área de Tecnología, Diseño e Innovación en 1988 puntualizó que el problema se acentúa, pues con los recursos congelados no se podrán costear ni los gastos de vigilancia, agua, limpieza y, sobre todo, el pago a estudiantes e investigadores.



“Nosotros tenemos alrededor de una decena de estudiantes indígenas que están haciendo estancias para obtener sus títulos de licenciatura, y no les podemos pagar lo que Conacyt llama apoyos, que son becas; tampoco podemos pagar a los investigadores asociados”.



La directora lamentó no poder brindar esta ayuda en medio de la contingencia sanitaria, “no sabemos si vamos a tener que cerrar con llave e irnos hasta que Conacyt y Hacienda decidan qué van a hacer con los fideicomisos”.



Cabe mencionar que ya transcurrieron más de dos semanas de que se cumplió el plazo para regresar a la Tesorería Federal los recursos de fideicomisos carentes de estructura orgánica, aquellos que el Presidente ordenó terminar desde el 2 de abril, sin embargo, ni Conacyt ni Hacienda han resuelto cuáles -dentro del propio consejo- desaparecerán.