Harfuch confirma que va por la CDMX, arropado por media bancada de la 4T

Alberto-Cuenca.capital-cdmx.org
Alberto Cuenca Reportero en Capital CDMX

Con un discurso que duró solo cuatro minutos y medio, Omar García Harfuch anunció lo que todos sabían pero nadie confirmaba: buscará ser el jefe de gobierno de la Ciudad a partir de 2024.

Arropado por legisladores locales y federales de la 4T dijo que se registrará para ser el coordinador de la Defensa de la Transformación en la CDMX.

En un hotel ubicado en Viaducto Río de la Piedad de la alcaldía Venustiano Carranza, el ex jefe de la Policía dijo lacónico que ha tomado la decisión “de participar en el proceso interno de Morena”.

Las 300 personas reunidas en uno de los salones del hotel estallaron en júbilo, con porras, aplausos, rechiflas, gritos y una consigna: ¡Jefe de gobierno, jefe de gobierno!”.

NI UNA BANDERA ONDEÓ

No hubo, sin embargo, la protocolaria imagen de brazos en alto en señal de victoria, y acaso las muestras de apoyo buscaron unificarse en torno a una porra que por momentos carecía de enjundia, la de “Es un honor estar con Harfuch hoy”.

Algunos simpatizantes llevaron cartulinas con muestras de apoyo y en la entrada al salón donde se realizó el evento se repartieron playeras blancas estampadas con el nombre de Omar García Harfuch.

El apellido “Harfuch” era el único con distintivo guinda, tanto en las playeras como en una lona de unos siete metros de largo y dos de alto desplegada en el presidium.

Ninguna bandera de Morena ondeó en este evento político, donde nadie replicó la cantaleta morenista de siempre, la de “es un honor estar con Obrador”.

Tampoco resonó el nombre ni porras para  Claudia Sheinbaum. 

Todo el despliegue logístico y político giró en torno al ex jefe de la Policía, quien subrayó que quiere participar en el proceso electoral para dar continuidad a la construcción de una ciudad en paz y segura.

Luego se dedicó a enarbolar sus logros como funcionario local, desde que fue jefe de la Policía de Investigación y luego como titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC).

Dijo que mientras estuvo al frente de la SSC tuvo la oportunidad de escuchar a vecinas y vecinos de las 16 alcaldías, lo que le permitió conocer lo que mucha gente padece día a día, así como sus necesidades más urgentes.

Agradeció a los diputados de la 4T por acercarlo a los vecinos.

EL APOYO

En el templete y a un costado de Harfuch aplaudían los legisladores morenistas Marisela Zúñiga, Indalí Pardillo, Guadalupe Morales, Janecarlo Lozano, Leticia Estrada, Gonzalo Espina, Esperanza Villalobos y Adriana Espinosa de los Monteros.

También en el presidium y al lado del ex jefe de la Policía estaban Leticia Varela, el diputado pevemista Jesús Sesma y el ex perredista Jorge Gaviño.

Anfitrión en este territorio, pues lleva lustros como dueño político de la alcaldía Venustiano Carranza, estaba dándole su espaldarazo a Harfuch el diputado federal Julio César Moreno.

Orador único, el aspirante a candidato de Morena mencionó brevemente a sus líderes políticos.

“Creemos en el proyecto humanista que encabezan el Presidente Andrés Manuel López Obrador y la Doctora Claudia Sheinbaum Pardo. 

“Compartimos el ideal de que debemos luchar por erradicar la pobreza, la corrupción y la desigualdad”, sostuvo Harfuch.

Agregó que pronto estará dedicado de tiempo completo a recorrer el territorio de las 16 alcaldías para escuchar a la gente.

El objetivo, añadió, es profundizar en el conocimiento de las necesidades y demandas más sensibles de la población.

Lanzó entonces su primer compromiso de aquí para lo que venga: el de servir.

LA FOTO

Al final de su corto discurso, el ex jefe policiaco se retiró del presidium rodeado de decenas de fotógrafos para desplazarse a un salón contiguo, donde se tomó la foto con cada uno de los simpatizantes que acudieron a apoyarlo.

Una larga fila se organizó para entrar con el aspirante a jefe de gobierno, en donde cada persona tuvo la oportunidad de saludarlo de mano, abrazarlo y posar sonrientes para la cámara.

No faltó la simpatizante que le gritó: “¡Uy, el guapo!”.

Un equipo de seguridad conformado por al menos cuatro escoltas observaba de cerca y con el rostro tenso a cada persona que se le acercaba a Harfuch.

Afuera, sobre el Viaducto, se desplegó un operativo policiaco nada discreto, con policías en motocicletas, camionetas y patrullas que hacían rondines constantes en torno al hotel.

A dos cuadras de ahí, sobre la calle de Coyuya casi esquina con avenida Congreso de la Unión, se mantuvo estacionado un camión blindado de la SSC conocido como “Rinoceronte “.

Cuando la fila de simpatizantes se acabó para la foto, Harfuch se retiró del hotel por una puerta trasera.

Imprimir artículo Síguenos en Google News

Post más visitados en los últimos 7 días