Zaldívar califica de crimen de Estado el asesinato de juez federal



Ciudad de México.- Aruto Zaldívar, presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), sentenció que el asesinato del juez federal Uriel Villegas y su esposa se trató de un crimen de Estado.



Durante la conferencia nombrada “Los ministros hablan: El Poder Judicial frente a la Pandemia”, el ministro abrió su ponencia indicando que no debe existir duda que lo sucedido con Villegas “es un crimen de Estado, y que cuando hay un crimen de Estado todas las instituciones del Estado mexicano estaremos del mismo lado, aquí no caben las diferencias, no caben las políticas, no cabe ninguna otra distracción”.



Zaldívar explicó la definición de crimen de Estado de forma muy general, así detalló que no sólo se trata de crímenes cometidos por agentes estatales, sino que también se clasifican crímenes de particulares con la complicidad, tolerancia u omisión del Estado.



TE PUEDE INTERESAR: Homicidio de juez en Colima; condenas y declaraciones



“Si este caso no se resuelve será una derrota para el Estado mexicano, si este caso no se resuelve el estado de derecho quedará herido de muerte”, advirtió.



Puntualizó que el juez Villegas contaba con protección, sin embargo, optó por renunciar a la misma; incluso, el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) le envió un oficio solicitándole que reconsiderara su posición al revisar los asuntos que tenía bajo su estudio, sin embargo, Villegas insistió en no contar con escoltas.



El Ministro Presidente, incluso, contó que en una ocasión habló con él y le informó que “se sentía más a gusto, llamaba menos la atención, sentía que no corría ningún riesgo”.



Agregó que no se tenía conocimiento de que Villegas hubiese recibido alguna amenaza y agradeció las condolencias del presidente, Andrés Manuel López Obrador, de Julio Scherer, del gabinete y de los miembros del Poder Judicial Federal, así como de otros órganos y gobiernos estatales.



Expresó que ya habló con el Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo, mismo que accedió a revisar en conjunto los protocolos de seguridad para proteger a los encargados de impartir justicia.



Zaldívar aseguró que la CJF implementará medidas para reforzar la protección de jueces y magistrados; de igual forma, rechazó las versiones que apuntan que el juez asesinado se quedó sin guardaespaldas por medidas de austeridad pues, dijo, hay un presupuesto asignado para dicho fin, y esto representa un asunto prioritario para el Poder Judicial.



Por último, dio a conocer que también estableció comunicación con el Fiscal General, Alejandro Gertz, a quién, afirmó, le da toda su confianza personal y profesional para investigar los hechos ya que las investigaciones fueron atraídas inmediatamente por el órgano que este último encabeza.