Nuevas muertes aumentan indignación por abusos policiales en el país



Ciudad de México.- Al menos dos nuevos casos de ciudadanos asesinados presuntamente por policías desataron otra ola de denuncias en el país.



Al crimen de Giovanni López se han sumado denuncias por la supuesta desaparición de varios manifestantes en las protestas en Guadalajara, Jalisco, y nuevas quejas esta semana por confusos sucesos en los que estuvieron implicados uniformados y que terminaron con dos muertes en Veracruz y Oaxaca.



La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) denunció el jueves en un comunicado el caso de Carlos Navarro, de 33 años y supuestamente bajo tratamiento psiquiátrico, que habría sido detenido por miembros de la policía veracruzana y entregado sin vida a sus familiares, con signos de violencia.



La CNDH indicó que "observa con preocupación el hecho de que las autoridades encargadas de la seguridad ciudadana utilicen la fuerza de forma incompatible con los estándares internacionales de derechos humanos" y lamentó que "la falta de entrenamiento, coordinación, supervisión y control en su actuar" haya derivado en la muerte de ciudadanos bajo su custodia.



El miércoles, los medios de comunicación locales informaron que un adolescente de 16 años llamado Alexander Gómez resultó muerto por disparos de la policía oaxaqueña cuando salía de su casa para comprar refrescos.