Habrá semana de transición en la CDMX desde 15 de junio. Retiran Hoy No Circula general y reabren más negocios



Ciudad de México.-A partir del próximo lunes los capitalinos estaremos en un sui generis proceso de tránsito hacia el semáforo naranja pero manteniéndonos en el semáforo rojo, pues se permitirá la reapertura de más actividades económicas como la manufactura y los negocios de barrio, se levantará el Hoy No Circula general y se reabrirán todas las estaciones del Metro y Metrobús que se encontraban cerradas.



La medida se anuncia cuando las mismas autoridades de Salud federal y de la Ciudad habían reconocido que el número de personas hospitalizadas no desciende y desde hace 22 días nos encontramos en una "meseta epidemiológica".



Pero hoy la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum y sus funcionarios aseguraron en videoconferencia que, contrario a las cifras presentadas por semanas, sí ha bajado la cantidad de enfermos en hospitales, a razón de 25 personas en promedio al día, por lo que de mantenerse esa tendencia lograremos pasar al semáforo naranja a partir del lunes 22 de junio.



El plan que anunció hoy Sheinbaum se llama "Transición ordenada y gradual hacia el color naranja" y uno de sus impactos más importantes contempla la finalización del Hoy No Circula para todos los autos a partir del lunes 15 de junio. Esa medida se aplicará también en los municipios mexiquenses que conforman la Zona Metropolitana del Valle de México.



Ese 15 de junio y de forma gradual se reabrirán las 34 estaciones del Metro que se han mantenido cerradas durante la emergencia sanitaria, así como las del Metrobús que también estaban fuera de servicio.



La industria manufacturera podrá reabrir a partir del 16 de junio, pero condicionado a días y horarios específicos. Las empresas de ese sector sólo podrán operar de lunes a jueves, en horarios de entrada a partir de las 10:00 horas, similar a como hoy se permite el funcionamiento del sector de la construcción.



Desde el 18 de junio se permitirá la reapertura de negocios de barrio al por mayor y al por menor, como papelerías, tintorerías, entre otras. Aquí no tendrán permitido reabrir peluquerías, estéticas, bares, gimnasios, spas, bares ni antros.



Claudia Sheinbaum aclaró que esto no incluye las tiendas departamentales, ni centros comerciales, las cuales sólo podrán reanudar actividades el 25 de junio, en caso de que para ese momento pasemos al semáforo naranja.



El viernes 19 de junio tendrán permitido regresar a operaciones los servicios profesionales, científicos y técnicos vinculados con las industrias que operen durante los semáforos rojo y naranja. Las oficinas corporativas no tendrán autorizado el retorno en ese momento, pues deberán seguir laborando a distancia.



La jefa de gobierno explicó que si se mantienen las tendencias de contagios y de disminución de pacientes hospitalizados en niveles aceptables, en la Ciudad podremos pasar al semáforo naranja en la semana que va del 22 al 28 de junio.



Así, en semáforo naranja podrán reabrir los tianguis a partir del 22 de junio; los comercios del Centro Histórico reanudarán labores el 23 de junio; los hoteles podrán reabrir el 24 de junio, al 30 por ciento de su capacidad.



Ese 24 de junio también podrán operar los restaurantes, al 40 por ciento de su capacidad, mientras que los centros comerciales y tiendas comerciales tendrán autorizado reabrir el 25 de junio. El 28 de junio se podrán reanudar los servicios religiosos, pero sólo a un 50 por ciento de su capacidad.



De acuerdo con la jefa de gobierno, en la semana de transición no habrá una gran incorporación de gente a la actividad en vía, pues dijo que tan solo en manufactura la cantidad de empleados no rebasa las 340 mil personas.



Agregó que en esta semana de transición y cuando se logre pasar al semáforo naranja se mantendrá la operación de las ciclovías emergentes sobre avenida Insurgentes y en el Eje 4 Sur.



Claudia Sheinbaum detalló que en la reapertura de actividades económicas se deben seguir 10 reglas básicas para actividades económicas, entre las que destacan la implementación de horarios escalonados y de días laborales; la instalación de filtros sanitarios para la identificación de síntomas, así que si algún trabajador presenta dos o más síntomas no podrá ingresar al centro laboral.



Para las empresas a partir de 30 empleados deberán realizar un número de pruebas semanales equivalentes a un 5 por ciento de sus empleados. En caso de presentarse contagios, los trabajadores deberán aislarse durante 14 días junto con sus contactos directos.