| 

Social

Colegio Rébsamen operaba con documento falso, acusa Invea. A delegación tocaba verificar construcción

Ciudad de México.- El titular del Instituto de Verificación Administrativa (Invea), Meyer Klip, confirmó que en uno de los dos predios donde funcionaba el Colegio Enrique Rébsamen, los dueños presentaron un certificado de derechos adquiridos del año 1993 para poder operar como escuela, el cual es presuntamente falso, por lo que esa institución interpuso una denuncia penal en febrero de este año.

Dijo que al Invea solo le corresponde supervisar que los establecimientos mercantiles como el Colegio Rébsamen cumplan con la normatividad en materia de usos de suelo, por lo que "está en la cancha de la delegación Tlalpan" determinar si los dueños del inmueble donde murieron varios niños a causa del sismo de la semana pasada, cumplían o no con la legislación en materia de construcciones.

En materia administrativa, agregó que con base en el artículo 35 de la Ley de Establecimientos Mercantiles de la Ciudad, sólo procedía aplicarle una multa al Colegio Enrique Rébsamen por 107 mil pesos como resultado del documento falso, y conminarle para que dejara de operar como escuela o en todo caso regularizara si situación conforme al uso de suelo.

En conferencia de prensa, Meyer Klip precisó que el 29 de septiembre de 2016 y como resultado de una denuncia vecinal, se realizó una visita de verificación en la calle de Rancho Tamboreo número 19, de la Colonia Nueva Oriental Coapa. El Colegio también ocupa el predio de Rancho Tamboreo 11, pero respecto a ese domicilio no ha habido ningún tipo de procedimiento administrativo por parte del Invea.

El predio con el número 19 es habitacional con posibilidad de construir hasta tres niveles y 30 por ciento de áreas verdes, por lo que al tener una actividad como escuela, el Colegio Enrique Rébsamen violaba abiertamente el uso de suelo, lo cual no coincide con información que durante la mañana ofreció Claudia Sheinbaum, jefa delegacional en Tlalpan, quien mostró una licencia de construcción del año 1983 y una constancia de zonificaciones de uso de suelo de 1990.

En ambos documentos que mostró Sheinbaum, se permitía la operación como escuela, pero además de departamentos, oficinas de 30 metros cuadrados y salón de juegos con uso exclusivo de los departamentos en cuatro niveles.

El presidente del Invea agregó que como parte de esa verificación se le solicitó a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) que, como ente emisor, verificara la validez del certificado de derechos adquiridos que presentaron los dueños del Colegio Enrique Rébsamen. La dependencia respondió que no existía en sus archivos ese documento por lo que interpuso la denuncia penal, se impuso la multa y se conminó a la regularización.

No obstante, la escuela optó por no acatar la resolución y se amparó; el recurso se le concedió y en marzo de este año el Invea impugnó la resolución, misma que hoy se encuentra pendiente de resolver ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo.

Expuso que la construcción del Colegio no fue objeto de la verificación administrativa, pues esa es una facultad exclusiva de la delegación Tlalpan, con lo cual contradijo a la jefa delegacional, Claudia Sheinbaum, quien dos horas antes había argumentado que con la creación del Invea las responsabilidades para la supervisión de inmuebles se habían repartido entre ese instituto y la Seduvi.

Con ese argumento, Sheinbaum dijo desconocer si había construcciones ilegales dentro del colegio como una terraza y un jacuzzi que pudieran haber debilitado la parte de la escuela que se colapsó. La jefa delegacional en Tlalpan dijo que sería con un estadio técnico ya encargado al Colegio de Ingenieros Civiles cómo se determinaría si el Colegio Enrique Rébsamen cumplió con requerimientos de seguridad estructural.

En esa conferencia, Sheinbaum también dijo que dentro del inmueble se realizaron obras sin avisar a la autoridad, una en el año 2010 y la otra en 2014. En ambos casos la demarcación procedió a la clausura y luego se retiraron los sellos, porque los dueños del Colegio lograron ponerse en orden. La funcionaria aceptó que desconocía el tipo de obras que se hicieron, pues no hasta este momento no se ha detectado más información dentro de los expedientes con los que cuenta la demarcación.

Invea no revisa temas de protección civil

Por la noche, el Instituto de Verificación Administrativa emitió una tarjeta informativa en el que destacó que sus atribuciones están circunscritas a temas administrativos de uso de suelo.

Rechazó categóricamente ser el responsable de verificar la operación de un establecimiento mercantil o una escuela, mucho menos en temas relacionados con protección civil, estructurales, de obras y construcción. Esas facultades, agregó, son única y exclusivamente son responsabilidad de las delegaciones, desacreditando de nuevo los dichos que por la mañana hizo Claudia Sheinbaum.

"El Instituto de Verificación Administrativa de la Ciudad de México precisa que el titular del Invea, Meyer Klip Gervitz, señaló en conferencia que el dueño o representante legal del Colegio Enrique Rébsamen en lugar de cumplir lo solicitado en la resolución decidió irse por la vía de la impugnación, presentando un juicio de nulidad ante el Tribunal Contencioso Administrativo de la Ciudad de México, por lo que el procedimiento de verificación del Invea no se encontraba firme", se señaló en esa tarjeta informativa.

Se agregó que la impugnación de la escuela fue presentada ante el Tribunal a finales de marzo. El 31 de mayo el tribunal resolvió en primera instancia a favor del Invea, notificándoselo al Instituto el 26 de junio, pero la escuela apeló el 1 de agosto y está pendiente su resolución, por lo que a la fecha el procedimiento del Invea no ha quedado firme.

"Es importante hacer la presente aclaración, para evitar que se forme una percepción distinta de la realidad de los hechos jurídicos y de las actuaciones que a la fecha han hecho tanto particulares como autoridades jurisdiccionales en el tema que se aclara", agregó el Invea.

Expuso finalmente que tras esta confusión fue sancionado y separado de su cargo el subdirector jurídico del Invea, pues al parecer no informó a sus superiores que el Colegio Enrique Rébsamen había impugnado la resolución del 31 de mayo.

Etiquetas Noticias

COMENTARIOS

MÁS Social