México está en pañales en el tratamiento de la ludopatía

  Existen poco espacios para su control y hay alrededor de 3.5 de adictos al juego

Graciela Rodriguez Fierro Editora Estilo de Vida

Debido a la apertura de casinos en México físicos y virtuales, la ludopatía se ha incrementado en nuestro país.

Pues las personas constantemente se ven bombardeadas e incitadas para que apuesten, lo que ha aumentado esta adicción.

«En  México estamos en pañales en el tratamiento de esta enfermedad, pues no hay suficientes espacios para tratarla”, expone la doctora Reyna Khabie.

Khabie, directora y fundadora de Emotions Life Center, dedicada a tratar esta enfermedad comenta que “jugar y apostar en nuestra sociedad es bien visto”.

“Y  abren casinos sin dar importancia a lo que pueden generar en nuestra sociedad y la enfermedad que acarrea”, afirma.

Desde el 2011 legisladores y especialistas habían detectado este problema y son pocas las acciones para controlarla.

Pues ya comienza a dar signos de un problema de salud pública.

Se calcula que en México hay unos 3.5 millones de mexicanos que podrían ser adictos al juego, y se estima que entre uno y 5 por ciento de adultos presentan esta conducta.

Además existe un aumento entre los jóvenes y las mujeres, quienes suplen la violencia en su casa o trabajo por el juego.

“Un ludópata es aquel que muestra signos muy parecidos a un drogodependiente.

“Sólo que, en vez de tener dependencia y necesidad de una sustancia, la tiene hacia el juego”, explica la doctora.

“La ludopatía es una enfermedad crónica, progresiva y mortal. Desencadenada por cuestiones biológicas, psicológicas, económicas y sociales.

Pues  un ludopata, a la larga, puede perder su dinero, dejar de lado sus responsabilidades y su vida social con tal de llenar su primera necesidad por jugar”, destaca la especialista.

La ludopatía surge de juegos adictivos

La especialista señala que la “ludopatía” no surge de cualquier tipo de juegos, sino de  aquellos que tienen una cierta “capacidad adictiva”.

Es decir, aquellos que generan rápidamente una sensación placentera o que ayudan a la persona a escapar de una realidad que no le gusta.

Pues al sentir satisfacción se genera en el cerebro “dopamina”, la cual se vuelve adictiva para el ser humano al generar una sensación de bienestar y recompensa.

Por eso, sólo suelen ser aquellos juegos de apuesta o de rol online los que suelen causar adicción.

Y su recurrencia excesiva puede volverse patológica al momento en que las personas ya no entienden de límites.

“Cuando su adicción se convierte en primera necesidad, además de tener que ir aumentando la conducta en busca del mismo resultado para satisfacerse a sí mismo”, explica la doctora.

Y afirma que como toda adicción, la ludopatía puede surgir para llenar vacíos, por problemas sociales o psicológicos.

Por un entorno que empuja, incita o invita a ello, o como consecuencia de una predisposición genética.

“No tratarla o no tomársela en serio, puede derivar en el abandono de la vida laboral y social, problemas económicos, trastornos de ansiedad y depresión.

“Hasta cambios en la personalidad. Por eso es importante tratarla como lo que es: una adicción”, afirma.

Cuando las personas dejan de hacer las cosas que les gustan ¡Cuidado!

La experta comenta que una persona comienza a presentar signos de ludopatía, cuando deja de hacer las cosas que le gustaban por apostar.

Por ejemplo, cuando está apostando por el celular, la computadora y comienza a faltar el dinero en la casa.

O bien, cuando comienza a mentir, a robar, a empeñar las cosas y tiene signos de ansiedad y  pensamientos suicidas.

“Es una persona que lo pierde todo, hasta sus propiedades y regresa a su casa como si nada, y no se da cuenta del desastre que le dejó a la familia”, comenta la doctora.

Y como toda enfermedad, recalca, requiere de un tratamiento interdisciplinario (psiquiátrico, psicológico y social), donde se involucre a la familia.

A su vez recalca que la ludopatía no es un tema financiero es un tema emocional y de química en el cerebro.

Pues un ludópata enferma a todos a su alrededor y es en la familia con quien tiene su ganancia secundaria, porque como toda enfermedad de este tipo no se cura, se controla.

Síguenos en Google News

Editora Estilo de Vida
¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.