Arturo Zaldívar reprueba al patriarcado

El ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, (SCJN), Arturo Zaldívar, reprobó al patriarcado en México.

Aseguró que prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres “es un compromiso internacional, es un deber constitucional y es una exigencia moral”.

“He aprendido que vivimos en un mundo patriarcal, en el que ser mujer implica vivir en discriminación.

“Implica vivir conforme a expectativas sociales que confinan a las mujeres a ciertos roles, a ciertos modelos de feminidad, de los cuales apartarse puede resultar mortal”, precisó.

En el marco del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, llamó a la solidaridad para garantizar el acceso a una vida libre de cualquier tipo de discriminación, agresión y con terreno parejo.

“El patriarcado va a caer. Ellas lo están tirando. Ellas son las protagonistas de ese cambio, pero nos toca ser solidarios con su lucha.

“Cuestionar profundamente lo que nos han enseñado desde siempre sobre la masculinidad. Denunciar, condenar y rechazar.

“No reír, no validar y no compartir. Nuestro deber es alzar la voz por todas ellas, y romper definitivamente con el pacto patriarcal”, sostuvo.

Arturo Zaldívar reprueba al patriarcado 

Ante ello, recordó que continuará como aliado de una lucha que es histórica y que además tiene diversas caras, entre ellas la violencia doméstica, laboral, estudiantil, e incluso en las instituciones.

“La violencia contra las mujeres existe. Es parte de la hechura de nuestra sociedad.

“Es una violencia particular que se funda en las relaciones de poder históricamente desiguales entre mujeres y hombres. Constituye una violación de los derechos humanos y una ofensa a la dignidad humana”.

En ese sentido, trajo a la memoria que por mucho tiempo la desigualdad estuvo avalada por la ley, ejemplo de ello, códigos civiles y leyes penales que estereotipaban, o bien, que traían consigo limitantes para las mujeres.

Por ello, reiteró que “el patriarcado tiene que caer. No es cuestión de ideología: es cuestión de derechos.

“Es una condición indispensable para que las niñas puedan soñar con un futuro distinto, en el que sus anhelos importan”.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.