Normalista de Ayotzinapa es asesinado a tiros por la policía de Guerrero

Yanqui Kothan Gómez Peralta, estudiante de la Escuela Normal de Ayotzinapa, fue asesinado a tiros por elementos de la policía estatal de Guerrero durante la noche del jueves 7 de Marzo, mientras se dirigía junto con otros dos compañeros a la ciudad de Chilpancingo.

De acuerdo a normalistas de la escuela rural Raúl Isidro Burgos, los estudiantes iban a bordo de una camioneta cuando al pasar por el retén que está a la salida oriente de Chilpancingo, a la altura de la colonia Indeco, la Policía Estatal los atacó.

Por su parte, la versión del gobierno del estado sostiene que la policía marcó un alto al vehículo en el que los estudiantes se trasladaban porque la unidad había sido reportada como robada, y que tras haber ignorado la señal «los normalistas, que iban armados, dispararon hacia los policías estatales quienes tuvieron que repeler la agresión».  Para sustentar el argumento, la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Guerrero (SSCG) difundió imágenes del interior del vehículo donde se aprecia una arma de fuego, una bolsita con una sustancia blanca, y cartones de cerveza.

Ante esta situación, la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM) de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa acusó al gobierno de Guerrero de sembrar armas y drogas en la camioneta donde fue abatido su compañero normalista. Y es que esta no es la primera vez que la policía estatal pretende sembrar este tipo de elementos para criminalizar a los estudiantes de la normal.

 

Manifestación de normalistas en Cdmx. Foto de Santiago Reyes – Obturador MX

 

El 12 de diciembre del 2011, elementos de la Policía Ministerial obligaron a un estudiante de la normal rural a detonar un rifle de asalto AK-47 para hacer coincidir las pruebas de balística y así justificar la ejecución extrajudicial de dos jóvenes estudiantes de Ayotzinapa: Jorge Alexis Herrara Pino y Gabriel Echeverría de Jesús.

 

Denuncian ejecución extrajudicial de Yanqui Kothan.

Ante la confusión de versiones en los distintos medios de comunicación, esta mañana el padre José Filiberto Velázquez, Director del Centro de Derechos Humanos Minerva Bello, en una entrevista para Grupo Fórmula, declaró que eran tres los jóvenes que iban en la camioneta: Yanqui Kothan fue herido de gravedad y después trasladado al Hospital General Raymundo Abarca Alarcón, donde después murió; otro de los estudiantes fue detenido y llevado al Ministerio Público; y el tercero logró escapar y por el momento se encuentra resguardado.

De acuerdo a José, los jóvenes iban en una de las camionetas que tienen en la Normal de Ayotzinapa, las cuales se han obtenido a lo largo de los años en distintas manifestaciones, y los policías saben con perfecta claridad que esos son los vehículos que utilizan los normalistas para trasladarse.

Se pararon en una tienda a comprar un cigarro, y entonces fue ahí cuando llegaron los policías con una actitud agresiva. Los muchachos se espantaron y quisieron prender la camioneta, pero los policías le dispararon al chofer. Para nosotros esto es una ejecución extrajudicial –denunció el padre Velázquez.

 

Según las palabras del sacerdote, resulta ilógico que las autoridades estatales digan que los estudiantes estaban armados, pues «cómo un estudiante va a tener un arma y accionarla contra elementos de seguridad pública que tienen armas mucho más grandes que las que se sembraron en el lugar, y más después de lo que pasó en 2014 con sus compañeros».

Por su parte, el señor Clemente Rodríguez Moreno, quien es padre de Christian Rodríguez Telumbre, uno de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, señaló que el gobierno de Enrique Peña Nieto también buscó inculpar a los normalistas de Ayotzinapa diciendo que llevaban armas.

Pasa lo mismo ahorita, les están inculpando armas y eso es mentira. El gobierno es el culpable de la muerte de Kothan -sostiene Don Clemente.

 

Mitín en el Antimonumento a los 43. Foto de Santiago Reyes-Obturador MX

 

Por otro lado, los normalistas de Ayotzinapa dieron una conferencia de prensa en la que advirtieron que «no descansarán hasta dar con los culpables de este homicidio».

También dijeron que su diálogo con la cuarta transformación no ha servido de nada y alertaron que con el normalista detenido probablemente había intenciones de volver a cometer una desaparición, como las de sus 43 compañeros en 2014. “Ayotzinapa está más viva que nunca y vamos hasta dar con los perpetradores de este suceso”, concluyeron.

Luego de los hechos sucedidos en la noche de ayer, un grupo de normalistas incendiaron a manera de protesta una patrulla de la policía estatal sobre la avenida Insurgentes en Chilapancingo, Guerrero. Horas más tarde, el incendio de otra unidad policial fue reportado en el punto de Tierras Prietas, una ruta que conecta con el municipio de Tixtla, que es donde está ubicada la Normal de Ayotzinapa.

Cabe recordar que el asesinato de Yanqui Kothan Gómez Peralta, estudiante de cuarto semestre de la Licenciatura en Educación Primaria, se da luego de una jornada de diez días de exigencia, donde las madres y padres de los cuarenta y tres estudiantes desaparecidos realizaron un plantón en el zócalo de la Ciudad de México frente al Palacio de Gobierno, con el objetivo de lograr un díalogo directo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien a pocos meses de terminar su mandato, no ha dado respuestas al caso Ayotzinapa.

 

Imprimir artículo Síguenos en Google News