¿Y si el PRI no pierde en Hidalgo?

Los noticieros al estilo soviético

¿Y si el PRI no pierde? Una de las tareas más urgentes para la alianza Va por México, es revertir la idea de que Morena es invencible en las elecciones de este año.

Si bien el partido mayoritario arranca con ventaja en seis de los estados donde se disputará la gubernatura esto no tiene que ser una suerte de fatalidad.

En primer lugar, la designación de los abanderados y abanderadas del morenismo no se está resolviendo sin problemas.

En Oaxaca y en Durango las divisiones son más que evidentes y eso se reflejará en los votos.

¿Qué tanto? Eso dependerá de la eficacia de los operadores y de las estrategias que se planteen en el terreno, una vez que inicien las campañas y aún antes, en el periodo en el que los apoyos se van definiendo.

En las últimas semanas los escenarios se han ido modificando en convergencia a las decisiones que están tomando los partidos.

Por ejemplo, en Hidalgo, donde todo parecía indicar que ocurriría la alternancia del parido en el poder, esto está en veremos.

¿Y si el PRI no pierde?

Si bien las diferencias entre el gobernador Omar Fayad y el líder de los priistas, Alejandro Moreno, son tan evidentes como escandalosas, al pareces se está trabajando para no entregar la plaza o por lo menos para no hacerlo sin dar la pelea.

Hace una semana ambos se acusaron de trabajar para Morena, pero ahora tienen la oportunidad de demostrar lo contrario.

Por eso postularán el PRI, PAN y PRD, a Carolina Viggiano, quien tiene un enorme arraigo en el estado y que además puede hacer que se pongan de acuerdo ante uno de los incentivos mayores: conservar la gubernatura.

El proyecto de Viggiano, además, está lejos de ser una improvisación del momento.

Desde hace años ya trabajaba la diputada para construir alianzas y posibilidades en ese horizonte.

Los contextos en política importan, por supuesto, pero la viabilidad de las candidaturas también tiene que ver con el trabajo previo y no solo con las alineaciones del propio poder.

Su esposo, el también diputado Rubén Moreira, seguramente será un activo, ya que es uno de los operadores más eficientes con los que cuenta el priismo.

Es decir, sabe de elecciones y cómo presentar esquemas de competencia atractivos.

Las cosas no serán sencillas, pero lo peor que podrían hacer en la alianza Va por México es darse por derrotados antes de tiempo.

El 2022 es muy relevante para lo que puede ocurrir en el 2024 y sería suicida dejarlo al garete.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.