“Todo se les cae”, dicen capitalinos que rehuyen a la Línea 12

La gente no confía mucho, aunque no olvidan, prefieren no pensar mucho en el accidente.

La reapertura del tramo elevado de la Línea 12
La reapertura del tramo elevado de la Línea 12

La mayoría de los pasajeros están adentrados en su celular. En su mayoría hay un silencio, a excepción de las pocas personas que van juntas y  murmuran entre ellas. Extrañamente no hay vendedores ambulantes en recién reabierta Línea 12 del Metro.

El martes 30 de enero marcó la reapertura del tramo elevado, que se extiende por 6,7 kilómetros e incluye estaciones como Tezonco, Olivos, Nopalera, Zapotitlán, Tlaltenco y Tláhuac.

Los trenes están limpios y a diferencia de los trenes de otras líneas, los asientos no son de metal, extrañamente son cómodos.

Al atravesar las estaciones subterráneas se escucha el sonido estridente de las vías.

Las bocinas anuncian la próxima parada, al igual que las pantallas. Unos, se alistan para bajar; otros, buscan asientos libres para sentarse.

Corre aire por el vagón provocando una sensación de frío, pues las ventanas están abiertas. En el recorrido Mixcoac- Tláhuac va un poco vacío.

Viajeros con miedo

Martha es una mujer de 50 años. Es enfermera. Lleva haciendo el recorrido desde hace más de 10 años. Carga con una mochila azul celeste y una bolsa roja en donde lleva todo lo necesario para su guardia. Usa cubre bocas negro.

Ella tiene una dualidad pues se siente aliviada de que el Metro ya funciona con normalidad, sin embargo, no confía en el trabajo realizado por el gobierno de la Ciudad de México.

El 3 de mayo de 2021 colapsó la Línea 12 del Metro en su tramo elevado y dejó un saldo de 26 muertos y más de cien heridos. Por ello, la línea cerró 2 años ocho meses y a la fecha no hay justicia para las víctimas.

«Arreglan una cosa y se les cae otra.» dice la mujer a manera de reproche. El cierre parcial de la Línea 12 del Metro le afectó en diferentes formas.

«Si me afectó pues me puedo tardar una hora y media a lo mucho en Metro, si me voy en transporte he llegado hacer más de dos horas y media en el tráfico. Imagínate después de todo ese trayecto llegar a cocinar. Es muy pesado”, dice.

Cuando el Metro dejó de recorrer toda la línea. Martha gastaba más en transporte. Pues en ocasiones el tráfico era tanto, que prefería tomar un taxi que la hiciera llegar más rápido. Es decir, de gastar 5 pesos el monto se elevaba a más de 50 pesos.

La reapertura del tramo elevado de la Línea 12

El recorrido de Mixcoac a Tláhuac es de 40 minutos aproximadamente. Los trenes pueden llegar a tardar de tres hasta cinco minutos. (Sin contar la lluvia u hora pico).

Doña Inés tiene 69 años usa un cubre bocas color vino. Viste una falda negra, acompañada de una blusa blanca y de un suéter azul marino. Ella viene de Tláhuac, pero no usa el Metro en su tramo elevado.

«Me da miedo, no me gusta estar en lo alto, ya se cayó una vez. Además, recién se cayó otro puente allá por la central de camiones», dice refiriéndose al tren interurbano en Álvaro Obregón.

Ella prefiere usar el camión, pecera y como última opción subirse al Metro. «No me he subido a un avión. ¿Usted cree que me voy a subir a un Metro en las alturas?”

Al final reconoce: «Si, me hago más tiempo, pero me siento más segura”.

El trágico accidente de la línea dorada recorre la Línea 12.

Dos años antes de la noche trágica, un grupo de trabajadores del Metro habían advertido sobre el exceso de vibración en esa zona a causa de falta de mantenimiento.

Mariana tiene 20 años. Estudia turismo. Se dirige a casa de su novio. Es la primera vez que tiene que usar la línea. Tiene miedo, pero sabe que si no se va de esta forma es muy probable que llegue muy tarde.

«No confió en las reparaciones, pero pues siento que es lo más directo. Intento no pensar mucho en lo que pasó», dice para olvidar el miedo.

El primer tramo que reabrió fue el subterráneo en enero de 2023, que no resultó afectado tras el derrumbe. Este tramo corre de Mixcoac a Atlalilco. Luego, en julio de 2023, reabrió cinco estaciones más en el tramo elevado que corre de Culhuacán a Periférico Oriente. Ha habido retrasos, pero ningún accidente.

Aunque el Metro vuelve a operar con normalidad, la sombra del accidente del pasado persiste, y los pasajeros, en su mayoría oriundos de Tláhuac, como Martha, Doña Inés y Mariana, viajan con zozobra, intranquilos, porque en la línea persiste el reclamo de las víctimas.

Imprimir artículo Síguenos en Google News

Post más visitados en los últimos 7 días