Obispos deben transparentar pederastia en México

La nueva evangelización de la Iglesia Católica

Obispos deben transparentar pederastia en México. El combate a la pederastia clerical es una tarea que deja pendiente el nuncio apostólico Franco Coppola a los obispos mexicanos, a quienes les pidió luchar con valentía ante estos abusos.

Hace cinco años el diplomático llegó a México y este lunes el papa Francisco lo nombró nuncio en Bélgica, cargo que asumirá hasta enero próximo.

En su último mensaje, ante la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), fue claro:

“La iglesia debe afrontar no sólo la falta de fe sino la corrupción que hay dentro.

No podemos, en particular, olvidar el sufrimiento vivido por personas menores y adultos vulnerables a causa de abusos sexuales, de poder y de conciencia cometidos por un notable número de clérigos y personas consagradas”.

Reconoció que “por mucho tiempo el de las victimas ha sido un clamor que la Iglesia no ha sabido escuchar suficientemente”.

Y recordó éstos abusos dejan “heridas profundas que difícilmente cicatrizan, por las cuales no se pedirá nunca suficientemente perdón…”.

Pese a que la CEM avaló la creación del Consejo Nacional de Protección a Menores bajo la coordinación del ex secretario general Alfonso Miranda aún falta un largo camino por recorrer.

Los primeros pasos ya se dieron, se tieneguías, protocolos y la mayoría de las diócesis tienen comisiones de protección a menores, como fue la exigencia del Papa.

Obispos deben transparentar pederastia en México

Sin embargo, en la última conferencia de prensa el compromiso se quedó en el aire, aunque sea un mandato papal.

El saliente secretario general recordó parte del trabajo realizado pero, a diferencia de las últimas dos conferencias donde se trató el tema, no se dieron cifras.

Se remitió en el caso de los obispos acusados de encubrimiento a la nunciatura apostólica, porque es la responsable de llevar los procesos canónicos.

De los sacerdotes acusados por abuso sexual, indicó que la CEM no tiene cifrasporque esos datos los tiene cada obispo en sus diócesis.

No se descarta que exista un compromiso por parte del Episcopado porque es una instrucción de Francisco dar atención a éste delito.

Rehuye Cabrera 

Pero ni el arzobispo Rogelio Cabrera, presidente de la CEM, ni el secretario general entrante, obispo Ramón Castro, refrendaron el compromiso de que será uno de los temas prioritarios en este trienio.

Es preocupante que el Episcopado asegure desconocer las cifras de cuántos sacerdotes han sido denunciados.

Esto significa que los obispos mexicanos, a diferencia de otros países, aún tienen problemas para transparentar este delito cometido por sus sacerdotes.

Más aún si los obispos no quieren transparentar su información ni a la CEM, entonces no piensan en conformar una comisión independiente para conocer la gravedad de los abusos sexuales en México.

Es importante cuestionar por qué la jerarquía católica mexicana desea mantener en secreto las cifras  ¿acaso es por encubrimiento?

Igual de grave sería que los obispos piensen que en México no hay cientos de casos o miles como en otros países.

Es decir, no quieren abrir la caja de pandora.

Un solo ejemplo: el Episcopado Francés  creo una comisión independiente que reveló este octubre que desde 1950 a la fecha hay más de 330,000 víctimas de abusos sexuales por parte de 2,900 a 3,200 pederastas religiosos.

La transparencia de la pederastia clerical en México será una labor nada fácil para el nuevo secretario general, el obispo Ramón Castro, de Cuernavaca.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.