Papa Francisco, huésped distinguido de la CDMX

Ciudad de México.- En un encuentro fugaz, y ante un zócalo mediovacío, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, entregó al papa Francisco la llave de la ciudad, una medalla y un pergamino que lo avalan como Huésped Distinguido.
La entrega de realizó ante un zócalo semi vacío tras la visita del papa a Palacio Nacional. Previo a  una reunión con obispos en la puerta de la Catedral Metropolitana, Mancera se acercó a Su Santidad y entregó la llave de la CdMx.

En menos de cinco minutos el papa y Mancera realizaron el acto protocolario. Sonrieron, intercambiaron palabras en corto y se estrecharon la mano.

"Hizo alguna broma en el sentido de la Llave, que si con esa llave podía abrir todo absolutamente en la ciudad; le dijimos que era una llave maestra y podía abrir lo que quisiera de la Ciudad de la México con este sentido que se lo estábamos entregando", recordó Mancera.
Como cortesía, el papa también le entregó al jefe de Gobierno una medalla conmemorativa de su viaje a México.

La llave de la ciudad es de plata y pesa 280 gramos, al anverso tiene grabado el Escudo de Armas de la capital y en el reverso el nombre de Su Santidad, Papa Francisco, 2016.

El pergamino se elaboró en papel artesanal de 34 centímetros de altura por 21.5 centímetros de ancho, con un peso total de 25 gramos.