PRI capitalino rechaza reformas inquilinarias



Ciudad de México.- Israel Betanzos Cortes, presidente del PRI de la Ciudad de México, afirmó que las reformas al Código Civil en materia de arrendamiento no sólo atentan contra la propiedad privada, sino que son inconstitucionales –al atender criterio retroactivos- y parciales –al colocar en indefensión a los arrendadores-, razón por la cual se declaró en contra de las mismas.



Dichas reformas son impulsadas en el congreso capitalino por la fracción de Morena con el fin de garantizar el derecho a la vivienda frente a la pandemia; no obstante, el PRI local exhortó a los diputados a proteger a un sector importante para la economía pues afirmó que esta reforma tiene fines clientelares.



Betanzos defendió la norma actualmente vigente pues indicó que es eficaz al ser imparcial con derechos adquiridos por arrendadores y garantizar lo mismo para arrendatarios con base en reglas que ofrecen equilibrios.



TE PUEDE INTERESAR: Se debe evitar la conjunción del Covid-19 y la Influenza: Nora Arias



Recordó que la ley ya contempla momentos como los que vivimos por la contingencia en su artículo 1296 Bis; éste ofrece una alternativa que establece que ambas partes pueden modificar los términos contractuales de arrendamiento y conseguir un nuevo acuerdo mutuo.



Agregó que esta alternativa se logra a través de mecanismos de mediación como el propio Centro de Justicia Alternativa; y que la Constitución, de hecho, avala dicho precepto en el artículo 17 el cual dicta que “las leyes preverán mecanismos alternativos de solución de controversias”.



El dirigente local priista afirmó que se deben garantizar los derechos establecidos en más de 40 artículos del Código Civil relativos a definición de contratos, derechos y obligaciones de inquilinos y arrendadores, derecho a la propiedad y lo relativo a las causales de rescisión de contratos venidas de cualquiera de las partes.



Sentenció que los problemas resultado de la presencia del Covid-19 en la Ciudad de México no deben derivar en la promoción de reformas que dañen a sectores específicos y ofrezcan ventajas desproporcionadas a otros.