Ordena juez suspensión definitiva de puente vehicular en Periférico que afecta humedal de Xochimilco



Ciudad de México.-La Coordinación de Pueblos, Barrios Originarios y Colonias de Xochimilco dio a conocer esta mañana que el Juez Quinto de Distrito en Materia Administrativa de la CDMX, Juan Carlos Guzmán Rosas, impuso una suspensión definitiva a las obras del puente vehicular en Periférico Sur y Canal Nacional, por afectar una zona de humedales de Xochimilco que se localiza justo en el sitio de la construcción.



"Se concede la suspensión definitiva de los actos reclamados para el efecto de que la autoridad responsable ordene a la tercera interesa (la empresa Idinsa), la inmediata paralización de las actividades de construcción del proyecto del puente vehicular Periférico Sur y Canal Nacional en la alcaldía Xochimilco, en la porción de la obra que se desarrolla sobre el sitio Ramsar número 1363, sistema lacustre ejidos de Xochimilco y San Gregorio Atlapulco", se lee en la resolución judicial que difundió la Coordinación de Pueblos en sus redes sociales.



Así, el juez modificó una resolución previa del 29 de mayo de este año, donde había negado a conceder la suspensión de la obra.



Esta decisión judicial llega justo una semana después de la que la misma Claudia Sheinbaum presentó un plan de rehabilitación de ese humedal con una inversión por 30 millones de pesos.



El pasado 10 de septiembre en una videoconferencia de prensa, la mandataria y el secretario de Obras Jesús Esteva, aseguraron que con esa acción el humedal será más extenso que el actual y conectará con otros humedales de la misma zona para cubrir un área de cinco hectáreas.



Pero desde que iniciaron estas obras, la Coordinación de Pueblos emprendió una lucha jurídica para detener la edificación del puente vehicular, al acusar lo que calificó como un ecocidio, pues la obra ha dañado un área natural protegida y generó la tala de más de 600 árboles.



"No queremos que se destruya el humedal para construir un proyecto de infraestructura que producirá justo el efecto contrario: mayor urbanización y aceleramiento de la desaparición del suelo de conservación y del territorio de los pueblos originarios", acusó la Coordinación ese 10 de septiembre después de la videoconferencia de la jefa de Gobierno.



Esa agrupación estimó que de seguir este paso de urbanización, en el 2030 desaparecerá por completo la superficie ecológica de Tlalpan, Tláhuac y Xochimilco, y el puente es solo un elemento que contribuye, aún más, al rápido crecimiento de la mancha urbana, tal y como ocurrió con la ampliación en Periférico en los años noventa del siglo pasado.



Además, la Coordinación apuntó que el proyecto del puente no ha sido sometido a consulta con los pueblos y barrios originarios de Tláhuac y Xochimilco como lo establecen los tratados internacionales y la Constitución de la Ciudad de México.