| 

Editoriales

Juego sucio en la elección de alcaldías

Ciudad de México.- Con la toma de posesión de las y los 16 nuevos alcaldes el pasado 1 de octubre culminó el proceso electoral para las alcaldías en la Ciudad de México.

Las elecciones no estuvieron exentas de controversias y conflictos, por lo que varias de ellas terminaron definiéndose en los tribunales. Ese fue el caso de Benito Juárez, Coyoacán, Gustavo A. Madero, Milpa Alta y Tláhuac.

Destaco el caso de Coyoacán, no sólo por el tipo de irregularidades que se reclamaron –uso de recursos públicos y violencia política de género–, sino porque apenas unas horas antes de la toma de posesión, no se sabía qué iba a pasar. Esto, dado que en el fallo emitido por una de las diferentes instancias que conocieron del caso, se determinó anular la elección por lo que todo parecía indicar que habría una elección extraordinaria en Coyoacán.

¿Qué fue lo que pasó?
Tras la jornada comicial del 1 de julio, se dio a conocer que Manuel Negrete, postulado por la coalición “Por la CDMX al Frente”, había sido electo alcalde de Coyoacán con el 46.09% de la votación, y que la candidata de la coalición “Juntos haremos Historia”, María Rojo, había quedado en segundo lugar con el 34.98% de los votos.

Esta elección se impugnó ante el Tribunal Electoral de la Ciudad de México. Los argumentos por los cuales se solicitaba anular la elección eran dos principalmente:

1. Que durante el proceso electoral y especialmente en la campaña, se usaron recursos de la delegación para influir en el electorado, específicamente mediante el programa social denominado “A tu lado”; y

2. Que sistemáticamente se buscó dañar la imagen de María Rojo y denostarla por su condición de mujer. Esta es la definición misma de violencia política de género.

Vale la pena mencionar que el uso de recursos públicos para influir en una elección es una causal de nulidad prevista en la Constitución federal, en cambio, la violencia política de género no es una causal de nulidad expresamente prevista. Si bien la Constitución de la CDMX la refería originalmente, la Suprema Corte de Justicia de la Nación invalidó esta y otras causales por considerar que eran imprecisas en su configuración.

El 29 de agosto, el Tribunal Electoral de la Ciudad de México resolvió la impugnación reconociendo que sí hubo violencia política de género en contra de la candidata; sin embargo, estimó que no era suficiente para declarar la nulidad de la elección, por lo que confirmó el triunfo de Manuel Negrete Arias.

La siguiente parada entonces fue la Sala Regional CDMX del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y es aquí donde el caso se puso interesante. Al resolver la impugnación planteada por Morena y el PT, la magistrada y los magistrados de esta Sala consideraron que las irregularidades alegadas eran suficientes para anular la elección y convocar a una extraordinaria.

En esencia, estimaron que los coyoacanenses no votaron en libertad, pues la entrega del programa social “A tu lado” por parte de la delegación que era gobernada por uno de los partidos postulantes del candidato ganador, había influido en el electorado. También consideraron que la violencia política de género en contra de María Rojo sí fue una violación grave, implicándole un daño personal a la candidata, así como al sistema democrático en su conjunto.

Pero ese no fue el final de la historia, pues la cadena impugnativa es extensa y la siguiente instancia fue la Sala Superior, a la cual acudió Manuel Negrete como impugnante, buscando defender la legalidad de su triunfo.

Fue así como ya muy entrada la noche del domingo 30 de septiembre, la Sala Superior del TEPJF determinó revocar la anulación y validar la elección en la alcaldía de Coyoacán y con ello el triunfo de Manuel Negrete.

Para ello, la máxima instancia electoral de este país consideró que el programa social “A tu lado” no fue implementado con fines electorales. Sobre la violencia política de género estimó que, si bien se encontraban acreditados los ataques a la candidata en razón de ser mujer, estos no eran suficientes como para anular los comicios.

El precedente queda para el análisis, que en este caso me parece necesario. Es claro que en la elección en Coyoacán se llevaron a cabo malas prácticas, mismas que fueron reconocidas por tres autoridades jurisdiccionales y por lo mismo manchan la validez del proceso electivo. Sin embargo, la pregunta que queda es: ¿en qué momento las conductas ilegales plenamente acreditadas son de la gravedad suficiente para anular una elección?

Etiquetas CDMX Manuel Negrete Coyoacán TEPJF

Arturo Espinosa Silis

Es abogado especialista en temas electorales y constitucionales, director de Strategia Electoral www.strategiaelectoral.mx

COMENTARIOS

MÁS Editoriales

  • Cuando se es legislador

    Ciudad de México.- Cuando se es legislador, se abre una disyuntiva sobre como se debe actuar y no me refiero a la transparencia sino a la honestidad, no la que tiene que ver con los dineros sino...


  • La tolerancia según los intolerantes

    Ciudad de México.- Esta semana se celebra el Día Internacional para la Tolerancia, instaurado por la ONU apenas en 1996. Lo recordaremos inmersos en tiempos de oscuridad, dado que los políticos se encuentran huérfanos de ideales y...


  • El daño moral

    Ciudad de México.- Sin buscarlo ni quererlo, me inscribieron en un club tan selecto que sólo tiene tres miembros. Humberto Moreira y Eruviel Ávila, exgobernadores del PRI, seleccionaron a Pedro Ferriz de Con, Humberto Padgett y...


  • CDMX a prueba

    Ciudad de México.- A lo largo del siglo XX, México desarrolló una importante tradición de refugio. Este es el país que acogió a los refugiados españoles que huían de la dictadura de Franco y cuyo cónsul en Francia, Gilberto Bosques Saldívar, salvó a miles de personas...



  • Irracionalidades

    ?           Al Centro Pro, constructor de un México mejor.   Boston. La irracionalidad corroe la civilidad. ¿Cómo detenerla?, ¿cómo revertirla? Lo discuto con la manipulación electoral que están haciendo en...