| 

Social

Inunda el silencio, perdura la esperanza

Ciudad de México.- 2017-09-27

"Pinche Gobierno no te regala nada” se oye al fondo de una de las carpas que alberga a familiares de las 34 víctimas que se presume, aún continúan bajo los escombros del edificio Álvaro Obregón 286 en la Colonia Roma Norte.

Ojos rojos acompañados de una notable pesadez tras la espera de más de 144 horas de esperanza, es lo que reflejan los rostros de familiares de Adrián y Carolina Solorio Moreno , quienes trabajaban en dicho edificio que rentaba sus espacios como oficinas.

Elena, amiga de Adrián, aseguró que el apoyo y solidaridad de muchos voluntarios y donadores es agradecido por los familiares. Sin embargo, también percibe que los medios de comunicación han sido insensibles por la tragedia :

Los medios llegan a buscar la nota, buscan ver llorar a las familias… ni siquiera preguntan si pueden grabar”.

No es una película de terror, es una realidad el derrumbe del edificio de 6 pisos en la Colonia asentada en la delegación Cuauhtémoc.

Medios insensibles

Uno, dos, tres reflectores han sido instalados por los medios que llegaron desde el martes para capturar la tragedia.

Reporteros, camarógrafos y fotógrafos locales, nacionales e internacionales cubren desde el martes, y no se mueven de su sitio a menos que vean “el rescate de un cuerpo, el rescate de una vida”.

“Es más sólo entorpecen las labores de rescate”, aseguran familiares que con una mirada profunda se ocultan de las cámaras que pretenden captar sus rostros.

Han pasado más de 144 horas del sismo que sacudió a la Capital CDMX y derrumbó el edificio que contenía oficinas administrativas y contables en Álvaro Obregón, ubicado en una avenida que cruza con Salamanca.

En la mañana, de manera extraoficial se daría a conocer que 6 cuerpos fueron hallados y están por ser reconocidos.

Más tarde sería la Embajada de Colombia, quien emitiría un comunicado oficial donde informó el rescate de los cuerpos.

Desde las 1:45 pm, hora en que se confirmarían las últimas acciones de rescate realizado por el equipo de 31 especialistas colombianos, no se ha observado movimiento alguno.

Mientras la angustia inunda a familiares y amigos de las víctimas, a unas cuantas cuadras, en la calle Durango y Oaxaca se desocupa un edificio verde con daños estructurales serios, explicó un trabajador.

“Protección Civil ya nos dio el dictamen, tenemos que desalojar”.

Dicho inmueble se sumó a lo más de 3,000 afectados tras el sismo de la capital, no obstante se dañó tras el temblor del pasado 23 de septiembre.

“El Gobierno ni la delegación han respondido cómo recuperarán nuestro patrimonio”, responde el dueño del departamento con una voz indiferente y presurosa por terminar de sacar y salvar sus bienes.

Frente al mismo, una pequeña cafetería continúa ofreciendo servicios, una pareja de jóvenes almuerzan y parecen alejados de la incertidumbre que acecha a unos cuantos metros, aunque se observan los cuerpos militares realizar rondines de vigilancia.

Mientras tanto, brigadas de rescate internacional esperan entrar en acción de nuevo, pero aún no dan alerta de vida, continúa la esperanza y sigue inundando el silencio.

Etiquetas Noticias

COMENTARIOS

MÁS Social