| 

Editoriales

Intelectuales

Ciudad de México.- ¿Participó Enrique Krauze en una campaña de desprestigio contra el candidato Andrés Manuel López Obrador, o se trata, como asegura el prestigiado historiador, de una “persecución desde el poder”?

Krauze y Fernando García Ramírez recibieron millonadas empresariales para pagar un equipo de hasta cien personas, que durante año y medio, desarrollaron desde el anonimato una campaña para denigrar al candidato de Morena. Eso dicen, Tatiana Clouthier en su libro Juntos hicimos historia, el periódico Eje Central en un amplio reportaje de Juan Carlos Rodríguez y Ricardo Sevilla –acusador en busca de redención– en Aristegui Noticias. Sevilla proporciona información sólida y relata episodios más propios de los tres chiflados (fueron grotescas algunas iniciativas de los autonombrados “intelectuales de alto rendimiento”). Krauze negó participación o conocimiento y lo mismo hicieron otros señalados.

El hecho está confirmado: estamos ante otro intento deliberado y muy posiblemente ilegal, por desprestigiar a uno de los candidatos a la presidencia. En incidentes similares, el desenlace era la impunidad. En esta ocasión podría ser diferente, porque fuentes bien informadas me dicen que ya fue presentada una denuncia por este caso ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (FEPADE). Al conocer la calidad ética de José Agustín Ortiz Pinchetti, estoy seguro hará un trabajo pulcro y riguroso que, respetando la libertad de expresión, explique quién hizo qué, cuándo, para qué y a cambio de qué.

La vida pública está tan deteriorada por la tolerancia a irregularidades como las campañas negativas. En tanto el asunto recorre el proceso judicial, abordo el trasfondo de este escándalo: la relación entre el intelectual y el político. Los académicos interesados en comprender el poder buscan el diálogo con quienes lo detentan. Los políticos aceptan el intercambio porque esperan beneficiarse con los conocimientos de un gremio que tiene la capacidad de legitimar el trabajo del político. La relación puede ser pulcra y mutuamente beneficiosa. El poderoso da información y puntos de vista; el intelectual los registra, verifica y aporta textos útiles para el político y el debate público.

En México, hay factores estructurales que han facilitado pervertir esta relación. Partamos de que el intelectual de universidad pública tiene un trabajo precarizado. Desde el sexenio de Miguel de la Madrid, hay un sistema basado en salarios bajos y estímulos altos, que se esfuman cuando el académico quiere jubilarse. Una consecuencia es el envejecimiento de la planta de investigadores y el bloqueo a las nuevas generaciones.

La precariedad en el empleo y los ingresos afecta la relación con el político, porque predispone al intelectual a buscar beneficios personales con quienes controlan premios, becas o contratos, que en ocasiones usan como instrumento para obtener opiniones favorables del académico. Ello desvirtúa la función del intelectual: generar conocimientos utilizando de manera objetiva información confiable y verificable.

Es más fácil enunciar un problema que resolverlo. Es evidente que deben terminarse los tumores que contaminan la relación entre intelectual y político y entre gobierno y universidades. ¿Cómo lograrlo? Sería absurdo proponer la creación de una burocracia inquisidora que vaya pegando estrellitas a los bien portados o colocando orejas de burro a los infames.

He sido académico durante bastantes años y la mejor manera de sanear este ámbito de la vida nacional es transparentando los mecanismos que llevan a la entrega de promociones, reconocimientos o contratos concedidos a intelectuales. Algunos se justifican plenamente; otros, son el resultado del pago de favores o tráfico de influencias.

La vida interna de El Colegio de México mejoró, en la medida en que la comunidad y las autoridades fueron creando mecanismos colegiados y abiertos para la admisión y promoción de los integrantes de los centros y para regular la relación entre el académico y el ente público que busca algún estudio o asesoría. En instituciones sin reglas claras son frecuentes opacidades y corrupciones como las denunciadas en la “Estafa Maestra”.

FEPADE debe hacer una investigación impecable. Espero que Krauze sea exonerado. Y es urgente que se limpien y transparenten las relaciones entre intelectuales y políticos.

@sergioaguayo



Etiquetas CDMX Enrique Krauze Sergio Aguayo AMLO

Sergio Aguayo

Académico y analista. Nació en Jalisco y creció en Guadalajara. En 1971 llegó a la ciudad de México a estudiar la licenciatura en Relaciones Internacionales en El Colegio de México. Realizó la Maestría (1971), doctorado y post-doctorado (1977-1984) en la Universidad Johns Hopkins. Desde 1977 es profesor investigador del Centro de Estudios Internacionales de El Colegio de México y tiene el Nivel III en el Sistema de Investigadores. Actualmente coordina el Seminario sobre Violencia y Paz en esa institución.

COMENTARIOS

MÁS Editoriales

  • Las Fronteras

    Ciudad de México.- El gobierno mexicano sigue empeñado en apaciguar, con el silencio y los entendimientos tácitos, los arrebatos de Donald Trump. ¿Resistirá el andamiaje las turbulencias que se avecinan en la frontera norte? Había una vez un...


  • Los portones

    Para mis abogados, Héctor y Sergio Beristain Ciudad de México.- El poeta Javier Sicilia elevó el tono de voz y acusó al presidente Andrés Manuel López Obrador de traicionar a las víctimas. Después, le pidió cambiar su política...


  • Las tres fases

    A la memoria de Virgilio Caballero, colega y amigo. Ciudad de México.- El Plan Nacional de Seguridad Pública puede dividirse en tres partes claramente diferenciadas por sus resultados. En el informe de sus primeros 100 días, Andrés Manuel López...


  • Intelectuales

    Ciudad de México.- ¿Participó Enrique Krauze en una campaña de desprestigio contra el candidato Andrés Manuel López Obrador, o se trata, como asegura el prestigiado historiador, de una “persecución desde el poder”? Krauze y Fernando García Ramírez recibieron...


  • AMLO y las OSC

    Ciudad de México.- El presidente glorifica a Ricardo Salinas Pliego y TV Azteca y censura a las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC). ¿Por qué? En el discurso lopezobradorista son frecuentes las condenas al neoliberalismo. Sorprenden, por tanto,...


  • Archivos

    Para Luz Longoria de Álvarez Icaza, pionera de la sociedad civil. Ciudad de México.- Andrés Manuel López Obrador nos promete acervos capaces de iluminar miles de comisiones de la verdad. Para hacer factible la esperanza, sólo falta que...