Festejos guadalupanos, prueba de fuego; los fieles en el dilema: salud o devoción



Ciudad de México.- Obispos y sacerdotes afinan con las autoridades civiles cómo se realizarán los festejos guadalupanos, pese al llamado de dar seguimiento virtual a éstos en algunas comunidades se continúa con los preparativos.



La labor encomendada a los obispos, sacerdotes y religiosos de intentar contener a millones de devotos guadalupanos para no festejar a la Morenita del Tepeyac es titánica.



El principal santuario mariano, la Basílica de Guadalupe se mantendrá cerrada del 10 al 13 de diciembre para evitar aglomeraciones de creyentes y en algunos estados se replicará el ejemplo en templos dedicados a esa devoción mariana.



Sin embargo, algunos sacerdotes se enfrentan a los fieles que se oponen a cancelar los festejos y sin la autorización religiosa continúan con la organización de las fiestas.



La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) ha sido puntual en las instrucciones recomendadas: “celebrar prudente y localmente esta fiesta; no acudir esos días de manera presencial a la Ciudad de México, debido al alto índice de contagios de COVID-19”.



Y en cada entidad deben tomar en consideración los semáforos de salud y evitar acudir en grupos mayores de 10 personas.



La Basílica de Guadalupe, por ser el centro mariano más importante del país, ha iniciado una campaña de la mano con las autoridades capitalinas y de la alcaldía Gustavo A. Madero para contener a los millones de peregrinos que se espera llegarán en esos festejos.



Los fieles son los responsables de tomar sus decisiones de festejar a la Guadalupana no sólo en templos sino en los millones de altares que existen en México, porque la mayoría de los católicos guadalupanos, según encuestas, no asisten a los tempos, ni están en contacto con redes sociales que es donde se difunde el mensaje.



Tampoco ingresan a la página web de la Basílica para conocer las actividades virtuales que se van a desarrollar. Es decir no están informados de lo que deciden las autoridades eclesiásticas.



La CEM anunció que todos los santuarios y templos dedicados a la virgen de Guadalupe permanecerán cerrados al público el 11 y 12 de diciembre. Y pidieron a los obispos evitar festejos en empresas y domicilios familiares.



Algunos sacerdotes ya buscan alternativas para los festejos, un ejemplo es el del sacerdote Luis Martín Lugo Cervantes del templo Nuestra Señora de Guadalupe en Lerdo, Durango que propuso realizar automisas en la explanada de sus parroquia si las autoridades lo permiten el 11 y 12 de diciembre.



El obispo auxiliar Alfonso Miranda, secretario general de la CEM, en entrevista recordó que el cierre de la Basílica no significa que no vayan a celebrar los fieles porque se celebrará a través de canales estatales de redes internacionales, radiodifusoras, “va hacer una celebración como nunca antes se había visto con mucho mayor alcance”.



Pese a la difusión de mensajes en medios de comunicación públicos y privados, en redes sociales la última decisión la tienen los devotos de la guadalupana. Si están de acuerdo en que la Virgen de Guadalupe los visite en su casa o salir a buscarla en sus parroquias, templos, capillas y altares donde ha sido tradición llevar mariachis para festejar a la Morenita del Tepeyac.



Veremos si la predicción del Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, publicada en su cuenta de twitter el 28 de octubre, se cumple y los festejos son “una experiencia de potencial propagación del #COVID-19 que lamentablemente podría revertir el éxito que se tiene en 20 entidades federativas, actualmente en fase descenso”.

  • Eugenia Jiménez

    Eugenia Jiménez

    Periodista especializada en la fuente religiosa. Viajar en el avión con dos papas Benedicto XVI y Francisco en sus visitas a México de las mejores experiencias periodísticas. Me gusta el café mexicano y reportear en campo.