| 

2018

El segundo debate de los abanderados a la Jefatura de Gobierno, como un fusile del que tuvieron los candidatos presidenciales

Ciudad de México.-Ver el debate de este miércoles entre los siete candidatos a la Jefatura de Gobierno fue como reproducir un fusile, como reeditar el que hace unas semanas tuvo lugar a nivel presidencial, por la misma receta de atacar al puntero, mientras el segundo y el tercer lugar se sacaron sus trapitos al sol. Tanto se pareció este encuentro al de los aspirantes presidenciales que aquí todos se declararon ganadores.

En este segundo debate de los aspirantes locales, hasta la candidata sin partido Lorena Osornio lanzó ataques a la puntera Claudia Sheinbaum, muy a pesar de la propia independiente, que sigue sin poder hilar discursos, se traba o se come palabras.

Un buen termómetro de cómo se percibió la confrontación entre los abanderados fue el ambiente en la sala de prensa que instaló el Instituto Electoral capitalino en la sede del Canal 11, a un lado del set donde se desarrolló el encuentro.

Ahí las intervenciones inconexas de Osornio levantaron carcajadas entre los representantes de los medios de comunicación, lo mismo que la réplica de Alejandra Barrales a Mikel Arriola y la reacción silente del priista, o la respuesta que tuvo Claudia Sheinbaum por aquello de “quién quiere hablar de los ex maridos” cuando salió a relucir el nombre de Carlos Imaz.

A diferencia del primer encuentro, la perredista Barrales ahora sí que dejó callado y mirando estrellitas al del PRI, quien había recurrido a la misma cantaleta del primer debate sobre las propiedades de Barrales en Estados Unidos y en la Ciudad de México.

El ex director del IMSS sacó dos cartulinas, una en la que mostró un lujoso edificio a la orilla del mar, en Miami, donde a decir del priista Barrales tiene una de sus propiedades, y otra de una torre en obra negra en la calle de Rubén Darío 225, en Polanco, donde la abanderada del Frente tendría otro departamento.

Con lo que no contaba el también ex director de Cofepris es que la del PRD traía una respuesta bien estructurada para un ataque tan anunciado. Primero le respondió que a él lo mantiene el suegro, cosa Mikel no desmintió, y luego lo retó a que le demuestre que ella tiene un departamento en Polanco.

“Si tú lo demuestras yo renuncio a mi candidatura, pero si tú no lo demuestras yo te exijo a que tú renuncies a tu candidatura por mentiroso, porque a los capitalinos no les puedes mentir aunque seas priista”, le dijo una puntillosa Barrales.

El del PRI tenía oportunidad de responder y los moderadores, Ricardo Raphael e Irma Pérez Lince, le preguntaron si quería hacer uso de su derecho de réplica. El del tricolor dijo que ya no. En la sala de prensa hubo rechiflas y más risas porque ahora Arriola se quedó callado.

Y es que el abanderado del tricolor lucía muy envalentonado. Ya le había dado su recargón a la candidata de Morena, Claudia Sheinbaum. Con otra cartulina en la que se apreciaba una toma panorámica del Puente de los Poetas, el del PRI acusó a la ex secretaria del Medio Ambiente de haber participado en lo que calificó como una estafa maestra.

“Claudia ¿te acuerdas de este puente? Es el Puente de Avenida de los Poetas. Este puente le costó a los capitalinos 26 mil millones de pesos; se construyó en 2003 y esa vez Claudia Sheinbaum firmó los dictámenes de impacto ambiental, entregando un bosque de la Ciudad de 42 hectáreas a dos empresas desarrolladoras.

“Ese predio hoy cuesta 25 mil millones de pesos y además dejaron sin agua a la comunidad del Batán, que está abajo del bosque. Ese puente sin corrupción podría haber costado 2 mil 400 millones de pesos”, le soltó Mikel a Claudia, quien dejó pasar el ataque y dijo que no valía la pena responder la acusación.

Tibia fue la abanderada del Movimiento de Regeneración Nacional, incluso cuando en entrevista banquetera al salir del debate fue cuestionada sobre esos señalamientos. “Es falso, es falso, es falso. Mikel miente, es uno de sus vicios, la mentira”, respondió en esa entrevista la abanderada morenista, quien dijo que no tiene nada qué ver el monto de los recursos de los que habla el del Revolucionario Institucional.

Fue también tibia o más bien nula la reacción de la abanderada de Morena, cuando la del Frente le agradeció que haya limpiado de corrupción del PRD.

En ese segmento del debate la morenista había iniciado las hostilidades, pues dijo que el gobierno capitalino está plagado de corrupción y amenazó con revisar los impuestos que se incrementaron en el gobierno perredista representado por Alejandra Barrales.

“Claudia Sheinbaum que habla de la corrupción del PRD, decirle que le agradezco que haya limpiado de corrupción al PRD, Claudia, porque hoy todos los que están en tu campaña son justamente los que llenaron de corrupción en su momento a nuestro partido: Bejarano, Carlos Imaz, tu esposo, hoy están en tu campaña.

“¿Se acuerdan de los escándalos de la línea 12? Marcelo Ebrard, Mario Delgado; el News Divine donde perdieron la vida 12 jóvenes, Chiguil, ahora está en tu campaña; el Rébsamen, los segundos pisos, la opacidad, esa es la verdadera corrupción que tú te llevaste”, le recetó la candidata de la coalición Por la CDMX al Frente a la abanderada de la candidatura común Juntos Haremos Historia.

Una muy sonora carcajada se escuchó en la sala de prensa cuando Sheinbaum sólo atinó a decir: “Quién quiere hablar de los ex maridos”.

La reconstrucción

Este segundo debate de los candidatos se dividió en dos bloques temáticos y uno de ellos estuvo dedicado al tema de la reconstrucción.

Fue en ese momento que los otros abanderados, con excepción de la pevemista Mariana Boy, se lanzaron contra Claudia Sheinbaum.

Barrales sacó una grabadora y reprodujo el audio de Alejandro Jurado, padre de Paola, estudiante del colegio Enrique Rébsamen y una de los 19 niños que perdieron la vida luego del sismo de septiembre pasado.

La del Frente dijo que le daría voz a los padres que perdieron a sus hijos por esa tragedia y encendió la grabadora que después no sabía cómo apagar.

“Yo te digo a ti, yo tuve que venir a reconocer a mi hija, yo te reto a revisar documento por documento donde tú dices que eres inocente, yo te reto a que realmente tus omisiones, irregularidades y corrupción…es la muerte de mi hija”, se escuchó en la grabación.

Mikel Arriola le pidió a la de Morena que lo mirara a los ojos. Le dijo que por su corrupción como delegada de Tlalpan, 25 personas perdieron la vida en esa colegio y que por eso ella debería estar en prisión. El priista remató diciendo que de llegar a la jefatura de Gobierno meterá a la cárcel a ya saben quién por corrupta e incompetente.

La candidata sin partido Lorena Osornio le reprochó a Sheinbaum en un tono peculiar que no hubiera recorrido las calles después del sismo. “Claudia ¿por qué no ´salistes´ a las calles? Los vecinos son lo que preguntan…´nadien´ estuvo en las calles, especialmente tú, Claudia”, cuestionó la independiente.

Purificación Carpinteyro, de Nueva Alianza, criticó a la de Morena pues dijo que como delegada de Tlalpan pudo haber evitado la tragedia del Rébsamen. “Tú te estás escondiendo detrás de la política para evitar la responsabilidad y evadir esa responsabilidad; así lo hiciste cuando en la Asamblea Legislativa debiste haber comparecido y en su lugar preferiste lanzarte como candidata, justo ese día”, le recriminó la neoaliancista.

Como lo ha dicho hasta el cansancio, Sheinbaum lamentó que Barrales haga un uso electoral de la tragedia y lo calificó de una vileza, pero mayor vileza es que se utilicen 3 mil de los 8 mil millones de pesos de la reconstrucción para la compra del voto en favor del PRD, acusó. Repitió, como lo ha hecho cada vez que se alude a ese tema, que los damnificados del sismo tienen toda su solidaridad.

Muy a su estilo, sin referirse al tema de la reconstrucción, Marco Rascón, del Partido Humanista, también le recetó su golpe a la de Morena. Acusó que durante el gobierno de Andrés Manuel López Obrador se dio una alianza entre el neoliberalismo y la izquierda, pues al crearse la tarjeta de apoyo al adulto mayor se permitió su uso, pero únicamente en las grandes cadenas de autoservicio, en detrimento de los pequeños comercios de esta Ciudad.

Rascón hoy no comparó a Mikel con Batman, sino con Andrés Manuel López Obrador, pues dijo que el lopezobradorismo está más cercano al ultraderechismo que representa el abanderado del PRI.

Con todo y la crítica, el abanderado del partido Humanista invitó a comer al resto de sus contrincantes, el próximo primero de junio en el Salón Los Ángeles, a las 2:30 de la tarde. “Están invitados a que convivamos, como un mensaje a nuestros simpatizantes, a las comunidades, de que el futuro de la Ciudad es posible y es necesario”, dijo el creador de Súper Barrio.

Ninguno de los otros candidatos respondió a la invitación de Rascón, porque cada uno se enfocó a su mensaje final. Así, Mikel Arriola dijo que la Ciudad merece votar por él; Alejandra Barrales expuso que del plato a la boca nos vemos el 1 de julio, por aquello de quienes se dicen ganadores; mientras que Claudia Sheinbaum aprovechó su minuto final para decir que López Obrador será el próximo presidente de México.

Etiquetas CDMX IECM Barrales Mikel Sheinbaum Rascón Purificación Boy Osornio

COMENTARIOS

MÁS 2018