Ante la nueva evidencia de la propagación del coronavirus vía aérea, ¿qué debemos hacer?



Ciudad de México.- El coronavirus, según sugiere la evidencia científica y la propia OMS ha aceptado el surgimiento de dicha evidencia, puede quedarse en el aire durante algunas horas si no hay corrientes, lo que significaría que la gente puede contagiarse al inhalar.



Este riesgo aumenta si se trata de espacios interiores donde la ventilación no es suficiente, esto podría explicar eventos de superpropagación reportados en sitios como plantas de procesamiento de carne, iglesias y restaurantes.



Linsey Marr, experta en aerosoles del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, reconoció, no obstante, que aún no está claro cómo y con qué frecuencia se propaga el virus a través de gotas diminutas, o aerosoles, en comparación con las gotas que se expulsan cuando alguien infectado tose o estornuda, o bien, cuando se transmiten a través del contacto con superficies contaminadas.



TE PUEDE INTEERSAR: OMS reconoce evidencia que apunta al contagio aéreo de Covid-19



Según la especialista –y más de 200 expertos-, estos aerosoles se liberan, incluso, cuando una persona asintomática exhala, habla o canta; especialistas alertaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de una carta abierta, de esta situación detallando la evidencia.



En esta misiva recomiendan que la gente no permanezca tanto tiempo en lugares cerrados con personas que no pertenecen a sus familias; por lo que escuelas, asilos y empresas deben considerar añadir potentes filtros de aire y luces ultravioletas que puedan matar a los virus de transmisión aérea.



Que el virus se propague por vía aérea significa que éste puede mantener viabilidad viral al transportarse por el aire; por ejemplo, el virus del VIH no sobrevive fuera del cuerpo y no queda suspendido en el aire, a diferencia del sarampión que sí se propaga por vía aérea y sobrevive en el aire hasta por dos horas. En el caso del coronavirus aún no es clara esta situación, aunque al parecer el virus no recorre grandes distancias ni permanece en exteriores y en interiores permanece hasta por tres horas en el aire.



La evidencia señala que las personas infectadas pueden expulsar el virus en aerosoles –partículas más pequeñas y ligeras que las gotículas-; debido a esta situación es viable que el virus pueda quedarse suspendido en el aire –aunque en menor cantidad por estar en partículas más pequeñas-; a diferencia de las gotículas, que son más grandes y pesadas por lo que caen al suelo o a superficies.



Expertos han señalado que el nivel de propagación del virus es poco posible a través, únicamente, de gotículas ya que esto significaría que una persona se encontró a menos de un metro de distancia del resto o que contaminó un objeto que todos tocaron.



La recomendación, entonces, es el uso de cubrebocas de tela pues reducen el riesgo de contagio cuando todos los usen; en casa aún no es tan necesario si se sabe que el resto de habitantes cumplen las medidas; sin embargo, en otros espacios cerrados sí es recomendable hacerlo; además, es difícil señalar un tiempo indicado para permanecer en lugares con poca ventilación ya que depende el número de personas, las dimensiones para guardar la sana distancia y si hay entrada de aire fresco.