Motivos para no votar en la consulta de Revocación

Mi amigo

Motivos para no votar. El próximo domingo no hay que acudir a las urnas.

No estamos ante un ejercicio de democracia participativa, sino ante su perversión.

Es probable que nos encontremos, precisamente, ante un embrión que se tornará bastante destructivo y que tendrá consecuencias que se proyectarán al futuro.

Las constantes violaciones a la legalidad promovidas desde el propio gobierno, también van a tener consecuencias, por todo lo que implican en la degradación de la vida institucional.

Si la ley no importa, hay pocos referentes para la conducción de la política y ello puede ser muy grave.

El INE nunca había tenido que emitir tantas mediadas cautelares y para servidores públicos del más alto nivel.

En un hecho que hasta hace unos días habría parecido inverosímil, el mando más alto de la Guardia Nacional asistió uniformado a un mitin de Morena para promover la Revocación de Mandato.

Desde el propio poder se trasgreden las normas y de una ley que ellos mismos aprobaron.

Las restricciones de participación en la divulgación de la Revocación son un asunto que deberían reclamarse a si mismos y no a las autoridades electorales.

Es decir, no pudieron ni respetar lo que ya es de su cosecha y producto de la fuerza que tienen en el Congreso.

Motivos para no votar en la consulta de Revocación

¿Qué hacer? La abstención es un paso, no será suficiente, porque los que vendrán serán tiempos realmente duros para la democracia mexicana.

Más allá de la participación, que mostrará hasta dónde están aceitados los motores de la movilización de Morena, lo que seguirá es un ataque puntual contra el INE y el Tribunal Electoral.

No importan ni los resultados ni los niveles de organización, porque ese es el objetivo estratégico de Palacio Nacional.

La consulta de Revocación de Mandato ensalzará la figura presidencial, pero al mismo tiempo para dotarla de un relato que servirá para justificar el asalto al sistema democrático, al menos como ahora lo conocemos.

Que lo consigan o no, dependerá de la acción de la oposición y de la inteligencia de la propia sociedad.

Lo primero que tiene que ocurrir, es que los partidos agrupados en Va por México, cumplan con el mandato ciudadano de proteger a las instituciones.

La elección del 2018 fue muy clara en ese sentido y hay poco margen para interpretaciones.

Lo segundo es que la sociedad, los que están inconformes con lo que está ocurriendo, acudan a las urnas, ahora sí, pero el 5 de junio en los seis estados donde se están disputando las gubernaturas.

Ahí se pueden establecer límites democráticos y concretos desde la esfera local.

La democracia se protege votando, pero no en consultas amañadas y sin sentido alguno.

La burla que se está cometiendo, será del tamaño que lo que permita la sociedad.

Esa es la frontera más importante y relevante en estos días tan complejos.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.