Los noticieros al estilo soviético

Mi amigo

Los noticieros al estilo soviético. Los noticieros de radio y televisión tendrán que hacer evidente la distinción entre la información y la opinión.

Es una determinación de la Suprema Corte que generará más problemas de los que intenta evitar.

La disposición es, en teoría, para proteger a las audiencias.

No creo que se vaya a lograr mucho al respecto, pero si se volverán muy aburridos los noticieros.

Si esto prospera tendremos programas al estilo soviético, que servirán para conciliar el sueño y no para normar una opinión.

Es un golpe para quienes hacen programas de modo profesional y un aliento para los charlatanes que utilizando las redes sociales, donde la supervisión no existe, pueden mentir, difamar e inventar.

La radio y la televisión, cuando se trata de programas informativos, requieren de ritmo y hasta emoción.

Los niveles de audiencia están ligados a la forma de presentar las noticias.

Las notas tienen diversos ángulos y tratamientos que son lo que definen las líneas editoriales de los medios.

¿Quién protege a las audiencias? Los periodistas, trabajando con rigor, investigando y presentado piezas sustentadas.

Los noticieros al estilo soviético

Por ejemplo, decir que han bajado los homicidios dolosos es tan válido y cierto como hacer énfasis en que vivimos el periodo más violento de la historia.

Notas puras y duras, que pueden estar sujetas a controversia.

¿Qué se hará con las crónicas, donde la mirada del reportero y sus juicios están permitidos porque se derivan de su talento, experiencia y biografía? ¿Se tendrá que incluir un súper advirtiendo: ¡peligro, el periodista puede estar opinando!?

¿Decir que alguna política pública es errática es opinión o es información? Depende y por ello no se pueden inventar ataduras.

Quizá los conductores deberán anunciar: a partir de este momento, lo que usted escuche puede ser nocivo para su criterio.

En televisión se podrían poner cortinillas con el grado de opinión en los bloques informativos, algo como las etiquetas nutricionales.

¿Absurdo? Es lo que se acaba de aprobar. No hay límites cuando se decide a partir del desconocimiento.

Por lo demás, me parece que es poco probable que no se distinga lo que es la presentación de la información y la evaluación que se hace de ella.

Si bien hay muchas veces sutileza y hasta entonaciones que indican algún sentido, estás dan empaque a las transmisiones.

Quienes escuchan noticieros o los ven por la televisión, no son cualquier público, por regla general tienen una idea clara de lo que está ocurriendo y por ello se informan.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.