Ignacio Marván, la constitución y la imaginación

Mi amigo

Ignacio Marván. La política requiere de talento para la improvisación, pero también de voluntad estratégica.

Esto lo calibró con elegancia Ignacio Marván Laborde, al analizar el proceso legislativo que derivó en la Constitución de 1917.

Marván Laborde estaba convencido, siguiendo a Alexis de Tocqueville, que tenía que existir una suerte de síntesis entre el trabajo intelectual y las tareas terrenales de las que se ocupan los políticos.

Así lo hizo él entre sus actividades, sobre todo como asesor estratégico de diversos gobiernos y en particular de Andrés Manuel López Obrador y como investigador en el CIDE.

De ahí quizá, que sus análisis fueran tan certeros y de que su actitud ante los problemas fuera la de la búsqueda de las soluciones y, sobre todo, de la convergencia y el diálogo cotidianos.

Con ese talante es con el que se puso la tarea de escudriñar uno de los periodos más complejos e interesantes de nuestra historia, el que abarca de 1915 a febrero de 1917, cuando, a pesar de las angustias, catástrofes y violencias, se establecieron las bases de un país más justo, no perfecto, por supuesto, pero sí con esa madera que lo ha hecho salir de los laberintos más complejos.

En efecto, la derrota de Victoriano Huerta y los esfuerzos por pacificar al país requerían de una salida audaz.

Venustiano Carranza sabía que se tenía que transitar a un orden legal duradero, para despojarse inclusive de la rudeza de otra dictadura, la que el mismo encabezaba como Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, definiendo el carácter y duración de la presidencia interina o provisional y los procedimientos y tiempos para acordar un programa revolucionario de reformas.

Ignacio Marván y el análisis de la Constitución 

El horizonte no era sencillo, porque tenía que pasar por la derrota de Francisco Villa y Emiliano Zapata, renuentes al reconocimiento del coahuilense y más aún a figuras presidenciales.

Aunado a ello, el viejo régimen había sido desmantelado, el Ejército Federal, de herencia porfirista estaba disuelto, las cámaras legislativas ya no operaban, y las urgencias judiciales tenían que ser abordadas por tribunales militares.

¿Qué hacer ante ello? Usar la política y es lo que hizo Carranza, para reformar la Constitución de 1857. Eso es lo que se operó en Querétaro

Fue hasta los primeros meses de 1916 cuando se empezó a hablar de un proyecto de Constitución.

En la Revista de Revistas, se publicó una amplia nota en la que se señalaba que Carranza había encargado a José Natividad Macías, rector de la Universidad Nacional, y a Luis Manuel Rojas, director de la Biblioteca Nacional, el respectivo documento, que sería la base para las discusiones posteriores.

Eran momentos difíciles en lo que no existía claridad de lo que podría ocurrir.

Para tener un parámetro, basta recordar que el 15 de septiembre de 1916, cuando se publica la convocatoria al constituyente, Carranza decretó la incautación de la banca y esa misma noche, Francisco Villa tomó la ciudad de Chihuahua.

El presidencialismo 

Por ello, Marván Laborde, en Cómo hicieron la Constitución de 1917 (CIDE -FCE, 2017), se ocupa de contextualizar las discusiones más relevantes, las que dieron forma a lo que se convirtió en la brújula del país para las siguientes décadas.

Un aspecto interesante, analizado con puntualidad por Marván Laborde, es que no existieron bloques de diputados que actuaran al estilo de las fracciones partidistas.

Los grandes temas fueron abordados con alianzas coyunturales y cambiantes.

Si bien el texto presentado por Carranza fue el eje de la discusión y construcción de las reformas, no siempre se aprobaron sus propuestas.

Una de las discusiones más intensas es la que se desarrolló alrededor de las atribuciones y herramientas del titular del Poder Ejecutivo.

Se optó por el presidencialismo, ante los fracasos parlamentarios de otros momentos y sobre todo por la angustiante memoria que dejaba el fracaso de Francisco I Madero, donde se responsabilizaba a los diputados de entonces, de ser más un obstáculo que un apoyo.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.