Elecciones 2022: Un vistazo después de las urnas

Mi amigo

Elecciones 2022. Uno de los rasgos que hay que destacar de la jornada electoral, es que el sistema volvió a funcionar.

Es decir, el INE y los organismos locales hicieron bien su trabajo y la participación de la ciudadanía, que es la que se encarga de recibir y contar los votos, permitió tener resultados confiables. Los votos cuentan y se cuentan.

Esto para nada es menor y menos aún en un contexto de profundos ataques contra el INE y de la amenaza de concretar una reforma electoral que lo desarticularía e inclusive politizaría.

Los triunfadores y triunfadoras de la jornada, lo hicieron con márgenes tales que las impugnaciones no prosperarán.

Con la excepción de Tamaulipas que sí tuvo una pelea más cerrada y donde hay particularidades que deberían ser revisadas.

El abstencionismo fue alto. La participación rondó entre el 40 y el 55 por ciento.

Pero en Oaxaca y en Quintana Roo solo alcanzó alrededor del 37 por ciento del padrón.

Un rasgo que debería inquietar a todos los partidos.

Pero para nada es que el comportamiento de los involucrados haya sido ejemplar.

Como en pocas ocasiones, la intervención del gobierno federal fue evidente y rompiendo con la equidad que debe prevalecer en las contiendas.

Elecciones 2022

El INE tuvo que emitir diversas medidas cautelares para garantizar la calidad democrática de la contienda y el Tribunal Electoral lo respaldó.

En los hechos se hizo campaña desde el poder político y eso lo prohíbe la legislación.

¿Esto cambió la perspectiva ciudadana e influyó de modo determinante en los resultados? No lo creo, pero sí se tiene que reflexionar al respecto.

Hay dos lecturas y se complementan.

Morena refrendó su papel de partido dominante, pero la oposición, en unidad, no fue borrada del mapa.

¿Vaso medio lleno o medio vacío? Realidad política simple.

Al ser contiendas estatales, la sola suma y las restas de triunfos y derrotas, opaca el papel local y el significado del voto.

Un aspecto que suele omitirse, pero que importa, es el de tener claras cuáles eran las perspectivas al arranque de las campañas.

Es decir, sabíamos que Morena podía barrer con la oposición, pero no lo hizo.

Sí, Morena ganó en Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo y Tamaulipas, pero la alianza Va por México pudo parala en Aguascalientes y Durango.

El PRI perdió dos de sus bastiones y el PAN uno, aunque esto último seguramente se dirimirá en tribunales.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.