Gritos, preguntas incómodas, acusaciones y un magistrado que busca la ratificación



Ciudad de México.-En una reunión extraordinaria que por momentos parecía una audiencia judicial, el magistrado Manuel Cavazos López se presentó este juevesante diputados de la Comisión de Administración de Justicia del Congreso capitalino para asegurar que él no agredió sexualmente a sus hijas, en busca de ser ratificado por seis años más en el cargo.



Pero el careo del servidor público con los legisladores no fue sencillo, a pesar de que iba acompañado por su abogado Gabriel Regino, pues en el salón “Luis Donaldo Colosio” donde se llevó a cabo esta audiencia, había defensoras de la mamá de las dos menores, quienes acusaron entre gritos que los dichos del magistrado y de su abogado eran mentira.



Las defensoras de la mamá, alegaron que Cavazos ha incurrido en tráfico de influencias para evitar que avance la carpeta de investigación y él sea consignado por el delito de abuso sexual en contra de las niñas, de 5 y 7 años.



Esta reunión en el Congreso se celebró a petición del mismo Manuel Cavazos, lo que dejó en evidencia las divisiones de opiniones que sobre el caso hay incluso en la bancada de Morena, pues el legislador de ese partido, Carlos Hernández Mirón, dijo que reconocía la apertura de su compañero de bancada y presidente de la Comisión, Eduardo Santillán, pero expuso que ya había pasado el proceso para escuchar a magistrados que buscan ser ratificados.



Hernández Mirón también aseguró que en el Congreso de la Ciudad se tenía ya una definición en el caso y una ruta a seguir, lo que refutó el panista Federico Döring, al señalar que no todo el Legislativo local ha decidido sobre este asunto.



En la audiencia, el diputado Santillán le otorgó la palabra al magistrado Cavazos, pero quien utilizó el micrófono fue Gabriel Regino. Primero expuso que su cliente ha tenido una trayectoria laboral impecable en el poder judicial, sin quejas ni señalamientos de corrupción.



Luego expuso que en todos los documentos de prueba presentados por la mamá de las niñas no hay un solo señalamientos hacia una conducta de agresión sexual por parte del magistrado. Agregó que en el dictamen psicológico practicado a la hija mayor no hay ninguna señal de que la niña fuera víctima de abuso, y más aún, la niña aceptó que fue inducida por la madre para acusar a Cavazos.



“Por eso la Fiscalía nunca consignó el expediente, porque no hay elementos”, expuso Regino, quien lamentó que en ese contexto la ex esposa acudió a los medios de comunicación, donde se han externado y repetido mentiras contra su cliente. Por ese motivo, dijo hay una denuncia del magistrado contra su ex cónyuge, por la falsedad y la violencia psicológica que ella ha ejercido hacia las menores.



Hubo un momento de preguntas por parte de los legisladores y ahí el panista Federico Döring le pidió a Manuel Cavazos que tomara la palabra.



En ese momento, el magistrado explicó que la primera imputación de su ex pareja refiere a que él habría abusado de una de las hijas un viernes de abril, “pero yo no vi a mis hijas ningún viernes de abril”, dijo.



Agregó que luego de la acusación por agresión sexual se sometió a una prueba de polígrafo. “Al polígrafo no se someten los culpables, me sometí porque nada debo”, expresó.



Aunque no estaba programado, hablaron en defensa de la mamá las activistas María Olga Noriega Sánchez, ex consejera de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, así como Laura Martínez, directora de la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas (Adivac).



Ambas tomaron la palabra cuando el magistrado Cavazos y su abogado Gabriel Regino se habían retirado del salón donde se desarrolló la audiencia.



Laura Martínez dijo que se han entregado audios y pruebas a la Fiscalía General de Justicia sobre la agresión sexual en contra de las niñas, pero el Ministerio Público no las tomó en cuenta, a pesar de que la hija mayor sí refirió la violencia sexual.



Así, lamentó que en este caso ha habido un tráfico de influencias en favor del magistrado, y por eso la carpeta de investigación no se ha judicializado.



María Olga Noriega calificó ese hecho como “gravísimo”, y dijo que lo urgente y necesario es que se haga justicia para las niñas y su mamá.