| 

Política

En la ALDF hasta cuando hay consenso pelean. Hoy, así se aprobó la contrarreforma Toledo Luna Romero

Ciudad de México.- En la Asamblea Legislativa del DF (ALDF) debaten y se acusan hasta cuando hay consenso. Hoy, sin ningún voto en contra, legisladores de todas las bancadas avalaron en sesión extraordinaria la reforma al Presupuesto de Egresos 2018 que le quita a los diputados Leonel Luna, Mauricio Toledo y Jorge Romero, la atribución de autorizar, supervisar, vigilar y promover el destino de más de 7 mil millones de pesos para la reconstrucción.

Pero la unanimidad no evitó una discusión bizantina entre los legisladores y sus bancadas, sobre quién es más bueno y quién es más malo. En ese pleito de dimes y diretes se enfrascaron durante casi dos horas, aunque en medio de discursos y denostaciones surgió una buena noticia para los afectados del sismo del 19 de septiembre, y es que ahora los damnificados podrán formar parte de un órgano de control interno dentro de la Comisión de Reconstrucción, con atribuciones para dar seguimiento y vigilar la aplicación de los recursos.

El decreto de reformas se aprobó con cambios de fondo respecto a la iniciativa que envió la semana pasada el jefe de Gobierno. Además, durante la sesión del Pleno se presentó la reserva a un dictamen que se compone de los artículos 13 y 14 del Presupuesto de Egresos y 71 de la Ley de Presupuesto y Gasto Eficiente del DF.

La redacción aprobada al artículo 13 establece que para llevar a cabo las acciones para la reconstrucción, las unidades responsables de gasto deberán contar con la aprobación del detalle de dichas acciones por parte de la Secretaría de Finanzas. La redacción anterior le otorgaba atribuciones a los diputados Toledo, Luna y Romero para dar esa aprobación.

En el caso del artículo 14, los legisladores incluyeron hoy una reserva que se aprobó por unanimidad. Así, quedó definido que los recursos para la reconstrucción deberán aplicarse considerando los principios de transparencia, rendición de cuentas y de la buena administración de los recursos públicos, apegándose a las disposiciones normativas federales y locales aplicables.

Para la correcta aplicación de los recursos, la Secretaría de Finanzas los asignará conforme a los planes de acción aprobados por la Comisión para la Reconstrucción, así como a los fines previstos en la Ley para la Reconstrucción. Antes de la reforma, eran los diputados Luna, Toledo y Romero quienes daban el aval para esa asignación.

La reserva incluye que para el debido seguimiento y vigilancia en la aplicación de los recursos, la Comisión para la Reconstrucción se apoyará de un órgano de control social integrado por académicos, representantes de la sociedad civil y de damnificados, que tendrán carácter honorífico, designados por la propia Comisión. Ese órgano de control estará conformado por cinco integrantes y tendrá la obligación de rendir informes trimestrales al órgano legislativo local.

Además, se incluyó en ese artículo 14 que el Jefe de Gobierno, a través de la Secretaría de Finanzas, informará sobre las acciones, ingresos y gastos del Programa de Reconstrucción de la Ciudad en un capítulo especial contenido en los reportes trimestrales de avance de las finanzas públicas.

El comisionado presidente de la Comisión para la Reconstrucción tendrá la obligación de informar mensualmente al órgano legislativo y por escrito, los avances de los recursos disponibles, así como su aplicación en programas y acciones de reconstrucción, recuperación y transformación de la Ciudad, para su debido análisis, seguimiento, control y fiscalización.

Con la reserva al artículo 71 de la Ley de Presupuesto y Gasto Eficiente, se crea un seguro para todas las viviendas de esta Ciudad, en caso de que un sismo genere un daño en las mismas, aunque estará condicionado al pago del impuesto predial por parte del dueño del hogar.

Así, la redacción de ese artículo señala que la Secretaría de Finanzas deberá prever como parte de los recursos del Fonaden las previsiones para constituir e incrementar un fondo para proveer de seguros de vivienda de los contribuyentes del Impuesto Predial de la Ciudad de México, en los términos de las disposiciones que emita el Jefe de Gobierno. Ese fondo arrancará con un presupuesto inicial de 2 mil millones de pesos y estará administrado por un fideicomiso público.

La tormenta perfecta, que ya se dispersó

Como parte del debate en el Pleno y luego de que el dictamen se aprobara en lo general, los diputados de los distintos partidos subieron a tribuna para razonar su voto.

Fue César Cravioto quien se encargó de lanzar el primer dardo, dirigido con sorna a Luna, Toledo y Romero. “Hoy es un buen día para la Ciudad, para la legalidad, para los damnificados del sismo; hoy es un buen día para rectificar; hoy se revierte una ilegalidad; hoy gana la razón sobre el mayoriteo; hoy quienes hace dos meses se impusieron nada más porque podían, votarán en contra de su propia imposición”, decía el morenista, al subrayar que hoy se ganó una batalla y por ello se vale que esbocemos una sonrisa.

Los aludidos del mensaje se arremolinaban en su curul y miraban con dureza al orador. Cravioto desde tribuna soltaba más ironías. “Hoy la posición valiente de Mauricio Merino, Katia D´Artigues, Fernando Tudela y Ricardo Becerra darán frutos. Hoy la denuncia pública de cientos de columnistas, periodistas y activistas tendrá un logro”, agregaba el legislador.

Del otro lado no habría silencio. El perredista Leonel Luna subió a tribuna a presentar las reservas de artículos, pero antes de hacerlo dedicó más de 10 minutos a arengar y fustigar a los del Movimiento de Regeneración Nacional, a los que les dijo que, como ya es normal, siempre están en contra de todo y favor de nada.

Luna no les reconoció a los morenistas la autoría de la reserva al artículo 14 que permite la creación de un órgano de control social integrado por damnificados, a pesar de que los de Morena lo habían anunciado desde el martes en una conferencia de prensa. Dijo que ese esfuerzo había sido resultado del consenso de todos los grupos parlamentarios y que los del Movimiento de Regeneración Nacional se la habían fusilado.

Sobre las atribuciones que hoy perdieron para manejar 7 mil millones de pesos, el perredista aseguró: “No hubo ninguna ilegalidad, no hubo ninguna irregularidad, todo se hizo conforme al derecho, y lo que hoy hacemos es atender como representantes populares la solicitud, la demanda de los habitantes de esta Ciudad, de la sociedad civil organizada, pero sobre todo lo que hoy hacemos es claridad, dar certeza, certidumbre de que los recursos se aplicarán como se vienen aplicando de manera correcta”.

Reiteró su teoría de la guerra sucia, pues expuso que los morenistas tuvieron la oportunidad de reservar estos polémicos artículos cuando en diciembre pasado se aprobó el Presupuesto de Egresos. “No lo hicieron ¿eso qué significa? Que armaron la trampa y la tormenta perfecta y es cierto…buscaron cómo decirle a la ciudadanía que tres diputados teníamos secuestrado el presupuesto”, acusó entre risas de sus adversarios el presidente de la Comisión de Gobierno, quien frente a esa reacción enfureció y calificó de ignorantes a los del Movimiento de Regeneración Nacional.

“Yo lo que creo es que no conocen la Ley Orgánica de este órgano legislativo, yo lo que creo es que no conocen el Reglamento Interior de este órgano legislativo, yo lo que creo es que no conocen los procedimientos administrativos de la Ciudad de México, yo lo que creo es que son unos ignorantes, porque en primera instancia el órgano legislativo no administra los recursos, quien administra los recursos es la Secretaría de Finanzas”, les dijo el del PRD. El aplauso para él provendría, en su mayoría, de los asambleístas del PAN.

Un siempre teatral Jorge Romero subió a tribuna y, como si de un discurso de oratoria se tratara, elevaba el tono de voz y gesticulaba. Como siempre lo hace, señaló las incongruencias de Morena, pero hoy hizo adiciones al guion de siempre, porque se lanzó contra aquellos legisladores que en diciembre pasado votaron a favor del Presupuesto de Egresos y hoy están en contra.

Volteó la mirada a las curules de los diputados Dunia Ludlow, del PRI, y Fernando Zárate, del PVEM, quienes en los últimos días han manifestado su rechazo a las atribuciones auto asignadas entre Luna, Romero y Toledo. Cuando el panista volteó hacia allá dijo que eso es no tener vergüenza ni autoridad moral.

Por cierto que Zárate se ausentó casi por completo de la sesión, a pesar de que en la mañana había participado en una conferencia de prensa. Llegó al Pleno en los minutos finales de la sesión, cuando se hacía la votación para aprobar el dictamen con las reservas, y desde su lugar lanzó una mirada a Romero.

Zárate, quien en noviembre del año pasado fue impuesto como presidente de la Mesa Directiva de la ALDF con la ayuda de Luna, Romero y Toledo, fue objeto hoy de un agrio reproche por parte de sus ex aliados.

En tribuna, Toledo lamentó que haya quienes aprobaron el presupuesto y ahora están en contra del mismo, así como otros que ni lo leyeron pero se oponen por mero cálculo electoral. Con dedicatoria a Morena, el polémico legislador coyoacanense dijo que quienes hablan de transparencia tienen como aspirante a Jefa de Gobierno a Claudia Sheinbaum, que reserva información pública y guarda silencio por el caso del Colegio Rébsamen.

Cuando Toledo subió a tribuna, y sólo durante ese momento, el morenista César Cravioto salió del salón del Pleno. “Me voy, no vaya a ser que vuelen sillas”, dijo frente a los panistas. “Calladito te ves más bonito”, le replicó Jorge Romero.

Y es que antes, Cravioto había subido de nuevo a la tribuna, para refutar la acusación de la guerra sucia.

“No es guerra sucia de Morena, es una realidad, y tan es una realidad que hace unos minutos todos votamos a favor. ¿Si no había nada qué recomponer por qué votan a favor? ¿Si no había nada mal en ese dictamen del Presupuesto y del manejo de los recursos de la reconstrucción por qué votan a favor? ¿Si no había nada mal en lo que se ha hecho en esta Asamblea Legislativa por qué renuncian cuatro comisionados? Hay veces que es mejor, cuando se le descubre a alguien que las cosas no le han salido bien, mejor quedarse calladitos, calladitos se ven más bonitos, y no venir aquí a defender lo indefendible”, les dijo.

Cuando finalmente se votaron las reservas, 57 diputados avalaron su contenido. En los minutos siguientes vino la votación en lo particular del dictamen, pero ya solo 46 asambleístas participaron de ese proceso. En el inter dejaron el salón de sesiones unos muy molestos diputados Luna y Toledo.

Etiquetas CDMX ALDF Reconstrucción Reforma Luna Toledo Romero

COMENTARIOS

MÁS Política