En choque de trenes fallaron la energía eléctrica y compresores de aire en frenos, revela líder sindical



Ciudad de México.-A partir de información que le proporcionaron sus compañeros agremiados, el secretario general del Sindicato Mexicano de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Homero Zavala Zavala, reveló información sobre lo acontecido ayer por la noche en la estación Tacubaya de la Línea 1, donde un tren impactó a otro y provocó la muerte de un pasajero así como lesiones a otros 41 usuarios.



Dijo que el tren 33, el cual se deslizó en reversa y sin frenos hacia el que se encontraba estacionado en Tacubaya, tuvo una falla en los compresores de aire que sirven tanto para el sistema de frenado como para la apertura y cierre de puertas, pues hubo una fuga en esos equipos.



“Ese tipo de trenes (como el que falló) tiene un sistema para frenado y cierre de puertas que trabaja con aire, con compresores. Los compresores están uno en cada tres carros que alimentan el sistema de frenado, se llama tubería de equilibrio”, explicó el dirigente gremial.



En entrevista con Capital CDMX, Homero Zavala agregó que el primer reporte de trabajadores del STC que se encontraban de turno, es que el convoy número 33 estaba por llegar a la estación Observatorio, pero en ese momento hubo una falla eléctrica y el tren se quedó sin corriente, lo que provocó que dejarán de funcionar los compresores, a lo cual se sumó una fuga en el mismo sistema de tubería de equilibrio.



“Los compañeros que estaban en el servicio reportaron que se escuchó cómo se escapaba el aire del tren 33”, agregó el dirigente de ese Sindicato disidente al gremio mayoritario.



Sobre la falta de corriente eléctrica, Homero Zavala dijo que el tren 33 iba a realizar una maniobra en O y ello provocó que dejara de tener contacto con la barra guía.



Ese tipo de maniobras, de acuerdo con Zavala, se utilizan para que el tren haga un cambio de vía en la estación terminal y en vez de retornar desde el patio de maniobras lo hacen desde el mismo anden, lo cual permite una agilización del servicio.



“El tren entró en una maniobra O; dejó de tener contacto con la barra guía y al estar sin alimentación se apagaron los compresores que son los que funcionan. Entonces se conjuntó que el tren dejó de tener contacto con la barra guía y se apagaron los compresores; donde debía almacenarse el aire, el equipo no funcionó porque había una fuga y no tardó ni cinco minutos en que se fugara el aire”, explicó el secretario general de ese gremio.



Lo anterior contradice la información oficial que ofreció hoy en conferencia la directora del Metro, Florencia Serranía, quien aseguró que el tren 33 estaba por concluir el servicio y por lo tanto ya no iba a regresar con dirección a Pantitlán.



Para Zavala la información sobre la falla en los compresores es evidencia plena de una falta de mantenimiento al tren que se regresó hacia Tacubaya por una pendiente de 7 grados, pues un convoy como este, modelo NM83-B, no se puede quedar tan rápido sin aire a pesar de la falta de energía eléctrica. Así, descartó un error humano en este percance.



El secretario general de este Sindicato también explicó que trenes como el que falló deben recibir mantenimiento cuando recorren 117 mil kilómetros, pero lamentó que no existe información sobre si ese convoy debía ya pasar por ese proceso.



“Esa información no la tenemos, pero es obvio, tenemos dos años haciendo nuestras propias herramientas, yendo a sacar refacciones de otros trenes y por mucho que entre a mantenimiento un tren, qué calidad de mantenimiento va a tener”, acusó.



Dijo que desde agosto de 2019, cuando el Sindicato Mexicano de Trabajadores del Sistema de Transporte Colectivo Metro obtuvo su toma de nota de parte de las autoridades labores, solicitó vía oficios reuniones con la directora del Metro; con la jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum y con el titular de la Semovi, Andrés Lajous, sin que ninguno de los funcionarios respondiera.



“Pedimos audiencia para que escucharan a los trabajadores y la problemática del Metro.



Con el único que Florencia Serranía se sentó fue con Fernando Espino (líder del sindicato mayoritario); hicieron sus acuerdos y no mejoró nada”, dijo.



Zavala agregó que la intención de esas reuniones con las autoridades no sólo es para señalar la situación laboral del personal del Sistema de Transporte Colectivo; también para exponer los problemas que enfrenta el Metro, desde inseguridad hasta la falta de mantenimiento en toda la infraestructura.



Lamentó que hasta el momento no se ha visto la mega inversión que anunciaron las autoridades capitalinas desde el año pasado, ni decisiones que demuestren un cambio de timón.



“Cuando llegó, Florencia Serranía mandó a hacer auditorías a todas las áreas. Ella tiene conocimiento de todo lo que ocurre; no puede decir que no sabe o que desconocía, porque mandó a hacer auditorías y lo único que hizo fue que todo siguiera igual o peor”, criticó Homero Zavala.



Hoy en conferencia, Serranía aseguró que el STC ha invertido 3 mil millones de pesos para poder darle mantenimiento a trenes