En caótica sesión semi virtual, Morena en el Congreso capitalino avala reforma a Constitución federal



Ciudad de México.-En una sesión plagada de fallas técnicas, entre acusaciones de la oposición que calificó de ilegal este procedimiento, el Congreso capitalino celebró una reunión de su Pleno de forma muy sui generis, pues aunque en los hechos sería virtual, 23 diputados de Morena sí acudieron al recinto Legislativo de Donceles, a pesar de que en los hechos el inmueble debería estar cerrado para atender la emergencia sanitaria.



Sin una justificación clara sobre por qué les urgía sesionar hoy y de la forma en que lo hicieron, los diputados locales avalaron un decreto proveniente del Congreso de la Unión por el cual se reforma el artículo 4 de la Constitución federal para elevar a rango constitucional la pensión de adultos mayores, la beca para estudiantes de educación pública y el apoyo a personas con discapacidad.



Pero más allá del contenido del dictamen y del debate legislativo que este pudiera generar, los diputados de Morena y de la oposición se enfrascaron en una discusión sobre la legalidad de esta sesión del Pleno que la presidenta de la Mesa Directiva, Isabela Rosales, convocó para que se realizara de forma virtual, es decir, con la presencia de cada uno de los diputados desde sus casas y a través de la plataforma Zoom.



Sin embargo, el recinto legislativo de Donceles y Allende abrió este viernes a las 15:00 horas para que se realizara la reunión virtual y aunque en teoría los diputados deberían estar en sus casas, hasta el salón de sesiones llegaron la presidenta de la Mesa, Isabela Rosales, la secretaria de la misma, Donají Olivera, así como la coordinadora y el vicecoordinador de Morena, Martha Ávila y José Luis Rodríguez.



Con ellos también llegaron al edificio de Donceles otros morenistas como Guadalupe Morales, Ricardo Fuentes, Emmanuel Vargas, Nazario Norberto Sánchez, Alberto Martínez Urincho y Valentina Batres. Hasta el perredista Jorge Gaviño estuvo presente.



En total hubo 23 legisladores en el recinto y una cantidad igual que siguió la sesión a través de Zoom, entre ellos el,coordinador de los panistas Mauricio Tabe. Con la presencia mayoritaria de los morenistas, en el salón de sesiones se cumplió el requisito legal de que la presidenta la Mesa, Isabela Rosales, debía dar inició a la sesión desde el recinto, tocando la campanilla que da aviso de ese proceso.



Con 46 legisladores dio inició esa extraña e inédita sesión del Congreso capitalino, que comenzó a las 15:16 horas. Concluyó a las 16:46 horas, luego de que con 45 votos a favor y una abstención se aprobó la reforma al artículo 4 constitucional.



En el inter y mientras se pasaba lista de asistencia, los diputados de oposición comenzaron a colocar en sus pantallas de la plataforma Zoom una leyenda en donde se acusaba "Sesión ilegal".



Pero su gusto por exhibir a los morenistas en esta sui generis sesión le duró poco a los opositores, pues el administrador de la sesión comenzó a sacar de la reunión virtual a los diputados de otros partidos, lo que generó la queja de esos diputados a través de redes sociales.



Varias veces el perredista Jorge Gaviño pidió que hubiera rectificación de quórum; además, desde su curul se quejaba de que a la oposición la hubieran eliminado de la sesión virtual vía zoom.



La presidenta de la Mesa, Isabela Rosales, optó por hacer oídos sordos a los reclamos de Gaviño, hasta que la insistencia del perredista rindió frutos y finalmente la legisladora concedió que hubiera rectificación de quórum.



Así como ocurrió al inicio de la sesión, 46 diputados volvieron a pasar lista de asistencia, aunque no sin sus contratiempos, pues los legisladores no abrían sus microfónos para decir "presente" o sus palabras no se escuchaban en la transmisión que se hizo por redes sociales. Así le pasó a la legisladora Alessandra Rojo, pues nada de lo que dijo se escuchó en la transmisión de esta sesión que se subió en vivo a Youtube.



Para el panista Mauricio Tabe, la caótica sesión de este viernes deja un pésimo precedente para los procedimientos legislativos, al violentarse de manera flagrante la Ley Orgánica y el Reglamento del Congreso local.



Acusó que para entrar a la sesión virtual, luego de ser expulsado, tuvo que ingresar con otra cuenta, además de que le cerraron el micrófono y cortaron la transmisión de su mensaje.



Subrayó que la ley impone la obligación de realizar las sesiones de forma presencial y, en todo caso, si se realizaba de forma virtual, eso debió acordarse al interior del propio Congreso local y con todos sus integrantes.



En una carta que hizo llegar a la presidenta de la Mesa, el también panista Federico Döring insistió en advertir el grave precedente que quedó de manifiesto hoy, pues a futuro se podría sesionar en sedes alternas virtuales para tomar de esa forma decisiones trascendentes para el funcionamiento de la Ciudad.



Alertó que de esa forma se pretendan hacer reasignaciones del gasto de organismos autónomos o aprobar la integración del Comité de Selección del Instituto de Planeación, sin haberse realizado un procedimiento de evaluación de cara a la ciudadanía.



Con todo y las protestas de la oposición, el Congreso de la Ciudad se sumó hoy a 16 congresos locales que aprobaron la reforma al artículo 4 de la Constitución federal. Así se cuenta con la mayoría del Congreso Constituyente para promulgar esa modificación a la Carta Magna y que el presidente López Obrador pueda decir en los siguientes días, en medio de esta emergencia sanitaria, que los apoyos a adultos mayores, a discapacitados y a estudiantes, ya son un derecho constitucional.



Lo que queda como dato chusco de esta sesión semi virtual, es que lograron colarse en la misma clones de diputadas de Morena como Paula Soto y Leticia Varela, pues su nombre aparecía dos veces en la reunión de Zoom, así como un perfil que usó el nombre del presidente de El Salvador, Nayib Bukele.