No hay gallo, sí vacas flacas

El temible Covid financiero al acecho

No hay gallo, sí vacas flacas. El discurso derrotista del dirigente nacional del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortes Mendoza, ante el futuro de las elecciones estatales de 2022 y federales de 2024 a cualquiera le provoca.

Y no simpatías, sencillamente porque el supuesto segundo partido político nacional, como quedó tras las pasadas elecciones, donde el habitante de Palacio Nacional arrasó con todo, augura una continuidad.

Si ustedes escucharan al presunto líder del blanquiazul, como se ha tenido oportunidad al ejercer esta noble profesión, estarían de acuerdo con él y también con los gobernadores que se avergonzaron de sus dichos.

Martín Orozco de Aguascalientes y Carlos Joaquín González, de Quintana Roo, el segundo no es un panista puro y va de salida, descalificaron al dirigente partidista y cuestionaron que así busque su reelección.

Esa palabra tan sobada como es la “unidad” a mitad de la administración surgida a consecuencia de la ruptura del Partido de la Revolución Democrática (PRD), abre una brecha de futuras derrotas.

Pero representa un ánimo a Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que con aciertos o no, va caminando aglutinado por varios políticos no todos de desecho y procedentes de otros partidos.

El PAN, es el segundo instituto político en el país, según el Instituto Nacional Electoral (INE), colocado así tras la elección presidencial pasada, seguido del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

De esos tres, PAN, PRI y PRD, no se ve nada.

Solo discursos banales como su propaganda de que:

“…Se tiene que volver a creer…’’

O que combatieron la delincuencia, cuando la realidad es otra.

No hay gallo, sí vacas flacas

El michoacano Cortes Mendoza, tiene la razón.

Haber si ganan algo, porque las bases y estructuras de esos tres partidos fueron minadas, por los que ahora son los nuevos ricos del país.

El fundador y mesías de Morena, pese a los avances nulos o mínimos en educación, salud, trabajo y seguridad, no han afectado su imagen.

Él continúa siendo relevante para todavía algunos que lo eligieron.

Si vemos rostros panistas, priistas o perredistas, lo que se observa es lo mismo.

Los mismos rostros avejentados, derrotados y con el mismo discurso de antaño, que se han prestado todos los partidos sin excepción.

Es por eso, que la rendición antes de las batallas electorales que se avecinan el próximo año y en 2024, solo hace pensar si los mexicanos tenemos memoria y la hacemos patente en marzo durante la revocación de mandato.

COMMODATO

Sin ser adivino, no saldrá nada del caso del exdirector de Petróleos Mexicanos (PEMEX), Emilio Lozoya Austin, que en más de un año no aportó nada para atrapar a peces gordos por quien dijo: “no se fugó’’.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.