Monreal al rescate de los animales

Monreal al rescate de los animales. Emulando al gran filósofo griego, Sócrates, me atrevo a preguntar: ¿qué es la justicia?

Segura estoy que nadie en este momento podría explicarme la profundidad de tan solo una palabra.

Por la simple razón de que la justicia, el hombre la maneja a su antojo y conveniencia.

Sin embargo, debo reconocer que en el tema de los animales se asoma una pequeña esperanza a través del coordinador de Morena en el Senado de la República, Ricardo Monreal, por empujar leyes de bienestar y protección a estos seres vivos que sufren lo que no deben ni les corresponde.

Hace unos días leí que el legislador zacatecano anunciaba la naciente Ley General de Bienestar Animal.

Deberá ser aprobada por el pleno del Senado y, posteriormente, por la Cámara de Diputados.

Tras ello me dije: “todo lo que sea en beneficio de los animales vale la pena apoyarlo”.

Ya basta de tanto dolor y abuso para los que no pueden defenderse por sí mismos.

Los comen, los usan para vestirse, para divertirse, para explotarlos, para experimentar en ellos y hasta para hacer    jabón y rímel.

Monreal al rescate de los animales

Por eso me da gusto saber que Monreal se ha detenido para escuchar a quienes los defendemos aún a costa de nuestra propia salud emocional por lo que hemos visto les han hecho los “racionales” humanos.

La Ley General de Bienestar Animal contempla aspectos importantes que no deben ser regateados por sus compañeros legisladores.

Al contrario, creo humildemente que esta iniciativa puede enriquecerse mucho más con la participación de la sociedad civil.

Ahí están quienes se la rifan todos los días para erradicar la sobrepoblación y explotación de los animales de compañía, básicamente de perros.

Los canes con todo y pedigrí terminan en la calle abandonados, en las azoteas sin ninguna protección o en reproducción brutal para vender cachorros.

Ni finos ni corrientes se salvan.

Suscribo como urgente el censo para conocer a detalle el número de perros y gatos que tienen familia, pero que también sufren de maltrato; los semidomiciliados, los que viven en la calle y los que están en refugios y albergues en condiciones lamentables, por lo cual sí es necesario la regulación de estos espacios donde viven hacinados, hambrientos y sucios.

Monreal ha comprendido que dándole dignidad a los animales también harán una importante labor por las personas.

Con ello, les inculcarán valores ya perdidos como el respeto a la vida y el amoral prójimo, incluyendo a los seres vivos con los que cohabitamos.

Me llama la atención de la ley mencionada la tutela responsable, los animales no son cosas, son seres sintientes que por tener un sistema nervioso como nosotros tienen las mismas emociones: miedo, alegría, dolor, por solo nombrar algunas.

Quien quiera tener un animal deberá cuidarlo, alimentarlo y protegerlo durante todos los años de su vida, quien no lo haga debe ser sancionado.

Seres sintientes 

Me sumo a las acciones de protección de fauna silvestre y a la creación de santuarios.

Así como a la erradicación paulatina de zoológicos donde son exhibidos para satisfacer la curiosidad de los humanos.

A usar la tecnología que cada día es más espectacular.

Virtualmente se les puede enseñar a los niños las diferentes especies de animales existentes en este mundo de aplastar al más débil.

Como activista y exdiputada constituyente de la CDMX, donde ya quedó en su artículo 13, indiviso b, el reconocimiento como seres sintientes, estoy a favor de un trato digno para los animales de trabajo.

Los animales deben, como sucede con los humanos, tener un horario durante el cual tienen que recibir alimento y agua y descanso.

Y ni que decir de los animales de consumo.

Los que más sufren porque son asesinados brutalmente para que miles de millones de personas en todo el mundo se sacien.

Las personas que los matan son literalmente asesinos.

Acostumbrados a quitarles la vida sin un gramo de misericordia simplemente porque no están capacitados para darles una muerte rápida y sin dolor.

Esta clase de “trabajadores” creen se tocarían el corazón para asesinar a otra persona, la respuesta es no.

Es sin duda una Ley interesante pero incompleta, como suele suceder siempre se olvidan de los gallos y toros, o es que acaso ellos no son animales y no sienten dolor.

Se están dando pasos importantes, Ricardo Monreal lo está haciendo, es este tipo de políticos los que queremos y necesitamos en nuestro México.


TE PUEDE INTERESAR: La inversión millonaria de Morena para la revocación de AMLO

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.