La tercera ola Covid y la pasividad del gobierno

Bartlett los fraudes electorales y el bozal

La tercera ola de contagios de Covid llegó, pero las medidas sanitarias continúan relajadas por la pasividad del gobierno que no está dispuesto a restringir la movilidad.

Más de 12 mil contagios diarios, como sucedía en los primeros meses del año, cuando se presentó el pico más alto y hubo más fallecimientos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el regreso a clases presenciales en agosto. Una decisión acertada, pero debe ir acompañada de fuertes medidas sanitarias.

Los alumnos no pueden permanecer más tiempo sin escuelas, porque eso va en detrimento de la educación y el desarrollo de niños y jóvenes.

Lo que no se entiende es por qué en la Ciudad de México no se restringen actividades, cuando es la capital la que más contagios presenta.

Por ejemplo, los estadios de futbol en la capital del país tienen autorizado 25 por ciento de aforo.

Decisiones como esa podría generar más contagios, porque la gente actúa como si ya no hubiera pandemia, cuando los casos van en franco aumento.

La tercera ola Covid y la pasividad de Sheinbaum

Las medidas se relajan cada vez más y los gobiernos tienen la obligación de cuidar la salud de los ciudadanos.

Si bien las vacunas están haciendo su trabajo, es necesario hacer mayores esfuerzos para aplicarlas a todos los mexicanos lo más pronto posible.

Quienes han sido vacunados y se contagian, presentan síntomas leves. Eso no significa que deba bajarse la guardia, ni por parte de los gobiernos ni los ciudadanos.

Millones de vacunas guardadas

Sin embargo, casi 20 millones de dosis están almacenadas. El gobierno no ha podido o no ha querido sacarlas para aplicarlas en todo el país.

Eso genera todavía más dudas sobre la capacidad gubernamental para tener logística adecuada.

Nuestro país ha recibido más de 73 millones de vacunas y se han aplicado casi 54 millones.

¿Por qué no se han aplicado casi 20 millones de dosis? Es en estos momentos cuando más se necesita vacunar a la gente.

El llamado “zar” anticovid, Hugo López-Gatell, está desaparecido. Una vez terminadas las conferencias vespertinas, sólo aparece los martes de la salud con el presidente López Obrador.

Le costó haber llamado golpistas y a los padres de niñas y niños con cáncer. Perdió el protagonismo que López Obrador le dio.

Es urgente tomar medidas que eviten más contagios, porque la economía no puede volver a paralizarse, porque eso va en detrimento de la mayoría de los mexicanos.


TE PUEDE INTERESAR: Software de espionaje Pegasus vigila a periodistas


 

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.