Se descose Lía Limón ante Sheinbaum y la jefa de gobierno le contesta

Alberto Cuenca Reportero en Capital CDMX

Lía Limón se descosió en acusaciones frente a Claudia Sheinbaum. Lo hizo públicamente, ante funcionarios, jefes policiacos y medios de comunicación.

La alcaldesa en Álvaro Obregón soltó señalamientos contra su predecesora Layda Sansores, acusó desatención del gobierno central y lamentó que no le dieran más recursos.

La jefa de gobierno por supuesto que no se quedó callada y dijo que recursos sí hay, aclaró que sólo ella tiene el mando de la policía y envió un saludo muy cordial a su correligionaria Layda Sansores.

Para la jefa de gobierno y la alcaldesa fue su primera reunión pública oficial en el territorio de la demarcación, dentro de instalaciones de la Unidad de Protección Ciudadana Plateros de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Fue un encuentro frío, tenso, de rostros incómodos, que deja como mensaje un mayor distanciamiento entre la alcaldesa de oposición y la mandataria capitalina.

Se reunieron temprano para instalar el Gabinete de Seguridad en Álvaro Obregón y pretendían mandar el mensaje contrario, el de la cordialidad y la coordinación.

Primero fue un encuentro privado del propio gabinete de seguridad y después ofrecieron una conferencia de prensa.

Para la conferencia llegaron a ocupar su lugar en el presídium sin mucha afabilidad.

Hubo rostros adustos.

INCOMODIDAD

Los discursos comenzaron con Lía Limón.

Repitió lo que fue a decir al Congreso capitalino días antes, sobre una solicitud de mayor presupuesto, pues quiere destinar 860 millones de pesos a labores de seguridad porque es la quinta alcaldía con más delitos.

Empezó a hablar de deficiencias, de lo que hace falta, de la escasez de policías, de 15 mil luminarias sin funcionar y de 487 cámaras de seguridad que no funcionan.

Mientras la alcadesa hablaba, la jefa de gobierno comenzó a moverse incómoda en su lugar.

Llamó a sus asesores y a pedirles información.

También pidió que subiera al presídium el titular del C5 Juan Manuel García Ortegón, para que aclarara lo dicho por la alcaldesa sobre las cámaras de videovigilancia que no funcionan.

Sheinbaum dejó en claro que esas cámaras inoperables son de la alcaldía, no las del C5.

LOS 800 MILLONES

A partir de ese momento empezó a descomponerse la forzada cordialidad que ambas buscaban mostrar.

A pregunta de reporteros, la jefa de gobierno cerró la posibilidad de otorgarle más recursos a Lía Limón, mientras la alcaldesa se mantenía inamovible.

“Difícilmente se puede incrementar el presupuesto, dado que los ingresos tienen un límite y, por eso, lo que ofrecemos, por encima de todo, inclusive más allá del presupuesto en términos de seguridad, es la coordinación”, respondió Sheinbaum.

INDIRECTAS

Vendría después un juego de indirectas.

Lía Limón defendió la estrategia copiada de la alcaldía Benito Juárez que acá se llama Blindar Álvaro Obregón.

Pidió que por cada policía que contrate la alcaldía el gobierno de la Ciudad ponga otro uniformado.

Dijo que en 2022 hará lo que pueda con 460 millones para labores de seguridad, porque de hecho representa el doble de lo que se destinó en 2021.

Sheinbaum repitió una y otra vez que para combatir la inseguridad se debe evitar la corrupción y cualquier vínculo entre instituciones de seguridad y la delincuencia.

La mandataria dijo coincidir con el presidente Andrés Manuel López Obrador, de que se deben atender las causas de la inseguridad y no pensar solamente en más policías.

Cuando se le preguntó si ella pondría un policía por cada uniformado que contratara Lía Limón, dijo contundente: “Es que nosotros estamos poniendo más”.

LA AUSTERIDAD REPUBLICANA

Hasta ese momento había round de sombra pero el tema de la austeridad abrió las hostilidades.

A la alcaldesa se le preguntó si en su administración se aplicará la austeridad republicana.

“¿Cómo no va a haber austeridad si me dejaron 31 millones de pesos para un trimestre?

“Ojalá esa austeridad la hubiera entendido el gobierno anterior en Álvaro Obregón porque, entonces, me hubiera dejado lo que correspondía a un trimestre, que era un 25 por ciento de presupuesto y no el 1.05 por ciento”, soltó Lía Limón.

Abiertamente se refirió a Layda Sansores, al acusarle de haber malgastado el recurso de la alcaldía.

“Yo no estoy pidiendo recursos para comprar una credenza, como la que compró Layda, que por cierto no la encontramos.

“Tampoco estoy pidiendo recursos para construir escaleras eléctricas, como las que hizo Layda, que la usan 20 personas y en las que se gastó casi 100 millones de pesos”, criticó la alcaldesa.

Dijo que el de Layda Sansores sí fue un gobierno nada austero, un gobierno que en plena pandemia gastó en construir unas escaleras eléctricas y por eso dijo:

“Yo no estoy de acuerdo con que a nosotros se nos califique de ser poco austeros por pedir recursos para las y los vecinos de Álvaro Obregón”.

Se aventó un monólogo de más de nueve minutos para acusar desatención desde el gobierno central, mientras Sheinbaum volteaba a cruzar palabras con el secretario de Gobierno Martí Batres.

Lía dijo que no se han atendido exigencias vecinales como el reencarpetamiento de avenidas, mejoramiento de escuelas y mercados, así como el abasto de agua.

Refutó el éxito de los programas sociales federales y locales, porque no han detenido la pobreza.

Insistió en su propuesta de que una parte de lo que la alcaldía aporta en predial se le regrese a la demarcación, lo que representaría contar con 2 mil 500 millones de pesos.

LA RÉPLICA DE SHEINBAUM

Como se esperaba, Claudia Sheinbaum no se quedó callada y aunque no se le cuestionó directamente sobre lo que minutos antes había dicho Lía Limón, ella sí quería réplica.

“Sí es importante explicar aquí a la alcaldesa y a quienes colaboran en la alcaldía que, entre 2018 y 2019, se incrementaron los recursos a todas las alcaldías.

“A diferencia de antes donde era a través de moches como se obtenía el incremento en los recursos, ahora la fórmula es totalmente transparente”, respondió.

Aseguró que sí ha habido inyección de recursos públicos como la pensión a adultos mayores y rechazó la reasignación de recursos por lo que se recaude en predial.

“Si eso fuera así las zonas altas de Álvaro Obregón no recibirían recursos, solamente recibiría recursos el Pedregal de San Ángel, porque paga más Predial”, reviró la jefa de gobierno.

Para rematar, Sheinbaum salió en defensa de Layda Sandores y le dijo a Lía Limón que “si hay alguna denuncia respecto a administraciones anteriores, que se presente y nosotros, más bien, desde aquí le mandamos un saludo muy cordial a la gobernadora de Campeche”, concluyó.

La conferencia terminó apresurada, con la jefa de gobierno y la alcaldesa sin siquiera mirarse.

Cruzaron unas palabras finales antes de abordar cada una sus autos, en medio de una frialdad propia no sólo de una mañana nublada y gélida que enmarcó este encuentro de opositoras.

Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.