El factor Chava Chava en la transición de Cuauhtémoc

Es la herencia que le deja Néstor Núñez a Sandra Cuevas, alcaldesa electa.

El factor Chava Chava en la transición de Cuauhtémoc
Alberto Cuenca Reportero en Capital CDMX

La alcaldesa electa en Cuauhtémoc, Sandra Cuevas enfrenta el factor Chava Chava en la transición de la alcaldía Cuauhtémoc.

Aseguró hoy que en su administración habrá una depuración profunda de funcionarios de alto y medio nivel.

Pues no ratificará a ningún director de área, subdirector y jefe de unidad departamental que actualmente labora en la demarcación a cargo del morenista Néstor Núñez.

Toda esa plantilla se va a cambiar, advirtió la funcionaria en una conferencia.

“A lo mejor es una decisión radical, pero ni voy a tomar un riesgo ni voy a trabajar con personas que para mí no han dado los resultados que necesita la ciudadanía.

«Y no los han dado porque tenemos una mala alcaldía. Ya tomé la decisión: todos son gente nueva”, dijo Cuevas.

Entre esos servidores públicos está el actual director General de Gobierno de la alcaldía, Salvador Santiago Salazar, mejor conocido como “Chava Chava” entre comerciantes establecidos e informales de la demarcación.

Hoy el nombre de ese funcionario relució varias veces en la primera conferencia de prensa de la nueva alcaldesa luego de su victoria en las urnas.

Sandra Cuevas sabe de “Chava Chava” y de lo que se dice de él, y aunque aseguró no conocerlo, la alcaldesa electa le envió un mensaje.

“Vamos a meter orden. Ahorita vuelven a mencionar a este personaje que no lo conozco.

«Pero imagínense si no estoy haciendo algo que estoy diciendo desde ahorita:´Tú no vas. No te conozco, pero tú no vas”, sentenció.

La de “Chava Chava” es una historia de por lo menos dos décadas en la Cuauhtémoc, que se ha escrito en torno a señalamientos sistemáticos de corrupción.

Así ocurrió hoy durante la conferencia.

Comerciantes en vía pública que operan en el perímetro B del Centro Histórico hablan en forma anónima sobre Salvador Santiago Salazar.

Incluso temen a las represalias del director General de Gobierno en el gobierno de Núñez.

El factor Chava Chava en la transición

Del “Chava Chava” comentan que llegó a la Cuauhtémoc hace 20 años como parte de un equipo encabezado por Agustín Torres.

Torres a la postre se convertió en delegado de esa demarcación.

Santiago Salazar comenzó a escalar puestos dentro del gobierno, desde Jefe de Unidad en el área de Vía Pública, Subdirector de Verificación y Reglamentos.

Este último cargo lo desempeñó durante la administración de Ricardo Monreal, hasta la posición actual de director General de Gobierno.

Los comerciantes entrevistados señalan que por los cargos en los que ha estado, “Chava Chava” ha tenido posiciones de gestión.

Asimismo tiene relación directa y control del comercio informal.

Ello a lo largo de las administraciones de José Luis Muñoz, Alejandro Fernández, Agustín Torres, Ricardo Monreal y ahora la de Néstor Núñez.

Mientras “Chava Chava” ha ocupado cargos públicos en la alcaldía se han normalizado prácticas como los cobros de piso a vendedores informales, refieren los entrevistados.

Según sus cálculos, tan sólo durante el gobierno de Ricardo Monreal (2015-2018) el número de comerciantes controlados desde la alcaldía en el Centro Histórico subió de 7 mil a 35 mil.

Además de que hubo un desdoblamiento de vendedores en corredores como la Roma- Condesa.

Otros son Tlatelolco- Santa María la Ribera, Tepito -Guerrero, Obrera-Doctores, Alameda- Centro y Juárez San Rafael.

Crecieron los puestos semifijos de alimentos en esquinas y avenidas principales.

Así como los tianguis, los vendedores de barbacoa, tamaleros y vendedores de jugos.

También los rodantes o que venden café y alimentos en triciclos.

Los vehículos parqueados y en movimiento que se usan para la venta de fruta o comida rápida.

Proliferaron las chelerías en el Eje 1 Norte, así como los tianguis del Metro Chabacano.

Se identifico el de Mascarones, en San Cosme y de la explanada del Metro Tlatelolco.

Los vendedores del perímetro B dicen que las coincidencias no existen.

Destacan la preferencia, marcada de complicidad, en el trato que se tiene desde la alcaldía Cuauhtémoc hacia el grupo de comerciantes ambulantes encabezados por Alejandra Barrios y sus hijos.

Todo lo que descrito en los siguientes párrafos es dicho por ellos.

Acusan la permisividad para que los vendedores encabezados por Sergio Jiménez Barrios pueden operar de jueves a domingo en Avenida Cuauhtémoc, de Huatabampo a Manuel M. Anza.

Además de permitirles la calle de Florida de Peña y Peña y Costa Rica, en el Centro Histórico.

A Silvia Sánchez Barrios (hoy diputada electa por el distrito 9) se le concedió desde hace por lo menos seis años, la operación del ambulantaje en calles como Apartado, de república de Chile a Del Carmen.

Así como el control de República de Argentina, junto con su tía Ana Barrios de República, de Costa Rica a Donceles.

Gracias a esas gestiones, Rubén Barrios detenta el control del ambulantaje en Eje Central.

Ocupa también la Plaza José Martí en el exterior del Metro Hidalgo, la calle de Dolores en el Barrio Chino, y avenida Juárez desde Luis Moya hasta Eje Central.

La relación con Los Barrios

Graciela Coronel ha visto los beneficios del crecimiento de su grupo, de 80 a 640 puestos metálicos sobre avenida Insurgentes y sus perpendiculares, desde el Metro Insurgentes hasta Viaducto.

Diana Sánchez Barrios, aunque hoy está en prisión, mantiene a su grupo articulado en el Eje Central.

Se extiende por Madero, Tacuba y en avenida San Cosme, así como en la Alameda, el Barrio Chino, en Tepito y el Eje 1 Norte.

Otros grupos de comerciantes no han quedado descobijados y ese es el caso de María Rosete.

Ella es la única candidata de Morena en la demarcación que el pasado 6 de junio obtuvo la victoria en las urnas.

Su triunfo le permitirá mantenerse como legisladora federal por otros tres años.

Rosete tiene el control mayoritario de comerciantes en el Eje 1 Norte, dentro del Barrio de Tepito.

Aunque también tiene presencia en la Alameda Central, la avenida Juárez, Argentina, Manuel Doblado, González Ortega y Peña y Peña.

A propósito de la familia Barrios, la alcadesa electa Sandra Cuevas aseguró hoy en la conferencia de prensa que no habrá ningún privilegio para ellos.

A pesar de que Silvia Sánchez Barrios fue su aliada política en esas elecciones, pues hicieron campañas juntas bajo la bandera de la alianza Va por México que aglutinó al PRI, PAN y PRD.

Cuevas dijo tener una muy buena percepción de la familia Barrios, pues expuso que a pesar de todo lo que se dice de ellos son personas que saben trabajar.

“Mi trato va a ser igual para todos. Quiero decirles que vamos a estar trabajando de la mano con Silvia Sánchez Barrios, porque además es diputada y vamos a estar empujando temas de la Cuauhtémoc.

“La relación con ellos, como asociación civil de comerciante, va a ser igual que como todos. No va a haber privilegios para nadie.

«Vamos a trabajar todos de manera disciplinada y yo no tengo compromiso con nadie y no van a venir a mí a decirme qué debo hacer y al contrario, (aunque) quiero comentarles que de parte de los Barrios, lejos de todo lo que se dice son personas que saben trabajar, por algo son la asociación más importante de comerciantes. Entonces, saben trabajar y saben ellos que vamos a poner un orden en la vía pública. Vamos a trabajar así, sin privilegios y de manera ordenada”, sostuvo la alcaldesa electa.

Se le cuestionó cómo afrontará también a grupos delictivos que tienen en jaque a ciertas zonas de la alcaldía, en particular la Unión Tepito.

La funcionaria electa dijo que cuando no se le tiene miedo a nada “caminas y te metes en todos lados.

Siempre he pensado que cuando a uno le toca, aunque te quites.

Entonces, si algo a mí me caracteriza es tener un carácter fuerte, no le bajo la cabeza a nadie y siempre hago lo que debo hacer, entonces le vamos a entrar a todos los temas”, enfatizó.

Sobre “Chava Chava” también se le preguntó si iniciará un proceso penal en contra del actual funcionario.

Dijo no tener ningún elemento para poder acreditar lo dicho respecto al director general de Gobierno, pero expuso que una vez iniciado el proceso de transición y con los documentos en la mano será posible detectar anomalías y ahí sí, actuar de manera jurídica e incluso penal si fuera necesario.


TE PUEDE INTERESAR: Legislan a la carta para ampliar construcción de hotel en Las Granadas


Síguenos en Google News

¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.