Línea 12: la caída de Sheinbaum

Un Mecanismo que sirva en México
Luis Eduardo Velázquez Director del diario y semanario digital Capital CDMX

Línea 12, la caída de Sheinbaum. La Línea 12 es la obra más emblemática de transporte público de la izquierda y del mismo tamaño el impacto que tendrá en las definiciones políticas de 2024.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México (CDMX), Claudia Sheinbaum, lo sabe.

Por ello, está fuera de razón y cada día comete más errores como el confrontarse con la empresa que ella misma contrató para esclarecer las causas del colapso de la Línea 12.

El error más grave, sin embargo, es usar  la tragedia con un sesgo político para beneficiarse y perjudicar a su único oponente: Marcelo Ebrard.

La Jefa de Gobierno ha orientado todo su discurso y estrategia a dejar la responsabilidad en Ebrard, quien lidera las encuestas hacia adentro y fuera de Morena para ser el sucesor de Andrés Manuel López Obrador.

Pero en ese cálculo no midió las consecuencias y la narrativa que se ha construido es contraproducente.

Van casi dos semanas en las que lo único que se ha confirmado es la responsabilidad de su gobierno por la falta de mantenimiento.

Línea 12: la caída de Sheinbaum 

Desde el inicio de la tragedia actuó con sesgo político al permitir la filtración al diario The New York Times y ahora lo hizo con sus amigos de El País, pero para desacreditar a DNV.

Pese a ello en la prensa nacional y en las redes sociales la conversación apunta a que ella busca deslindarse de su responsabilidad y enlodar a Ebrard.

Tan le ha resultado incómodo el tema que al presentar el peritaje de DNV canceló las preguntas de la prensa.

Como sucedía en el pasado ante los temas espinosos.

Y en la misma lógica actúa su área de comunicación social que en estas semanas ha llamado a los directivos de medios, con quienes tienen una relación contractual de publicidad, para hacerles saber que la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, se siente “incómoda” con cualquier pregunta para conocer la verdad de la Línea 12.

La soberbia es uno de sus rasgos, aunque ahora se le ha sumado la desconfianza y eso la hace seguir en el error que la conduce a la inevitable caída que empezó por los descalabros electorales.

NOCAUT.

Al interior del equipo de Morena que dice ser leal a Claudia Sheinbaum ya hay fuertes disputas por 2024.

La base de Clara Brugada y otros actores como Martí Batres empiezan a confrontarse.

Y se han puesto más nerviosos aún con el impulso de nuevos aspirantes a la Jefatura de Gobierno como Luisa Maria Alcalde.

El juego apenas comienza y Morena se desmorona.

¡Abrazos, no periodicazos!

Síguenos en Google News

Director del diario y semanario digital Capital CDMX
¡Suscríbete!
Obtén los beneficios especiales que tenemos para ti.